Compartir
ESPECIALES  | PANORAMA:  MUCHOS PLANIFICAN, POCOS EJECUTANESPECIALES  | PANORAMA:  MUCHOS PLANIFICAN, POCOS EJECUTANESPECIALES  | PANORAMA:  MUCHOS PLANIFICAN, POCOS EJECUTANESPECIALES  | PANORAMA:  MUCHOS PLANIFICAN, POCOS EJECUTANESPECIALES  | PANORAMA:  MUCHOS PLANIFICAN, POCOS EJECUTANESPECIALES  | PANORAMA:  MUCHOS PLANIFICAN, POCOS EJECUTAN
PANORAMA: MUCHOS PLANIFICAN, POCOS EJECUTAN
Rate this post

RAMÓN ARIAS

 

Hola amigos. Es indiscutible que en las dos últimas décadas con el notable impacto de la tecnología, la velocidad de los negocios se ha incrementado de forma exponencial, lo que ha obligado a las empresas a aplicar criterios de planeación estratégica que son fundamentales para poder enfrentar los retos del mundo competitivo de hoy de forma proactiva, anticipando, reaccionando y por lo tanto ejecutando con éxito. Hay innumerables metodologías y herramientas que apoyan el desarrollo de una estrategia empresarial, pero el problema no radica en la capacidad que puedan tener las empresas de desarrollar un plan estratégico, sino en el aterrizaje y la ejecución de la misma.

Un proceso tradicional de planeación estratégica implica la definición de objetivos que interactúan a través de la organización y afectan los diferentes eslabones de la cadena de valor frente a los clientes. Es indudable que esos objetivos se definen de forma clara y conforman las bases para comenzar el proceso de ejecución. Sin embargo, la primera barrera que se presenta en la implementación es que dichos objetivos no se consideran de forma integral, sino que se manejan de forma aislada. Un sistema empresarial debe integrar las diferentes acciones que de forma complementaria apoyan el logro de resultados.

En este sentido, la comunicación se convierte en un elemento clave para que la ejecución estratégica sea exitosa. No sólo un claro entendimiento desde la cúpula de la organización hacia el primer nivel gerencial, sino la diseminación de los objetivos estratégicos a los niveles más bajos de la organización donde eventualmente se llevan a cabo las labores que de forma coordinada representan la cadena de valor o de suministro de cualquier organización. La comunicación constituye la principal barrera de un proceso estratégico y a partir de esa comunicación debemos considerar la integración y coordinación entre todas las partes involucradas con el propósito de que el apoyo de todas las áreas quede claramente establecido.