Compartir
ESPECIALES  | ESPECIAL DE TECNOLOGÍAESPECIALES  | ESPECIAL DE TECNOLOGÍAESPECIALES  | ESPECIAL DE TECNOLOGÍAESPECIALES  | ESPECIAL DE TECNOLOGÍAESPECIALES  | ESPECIAL DE TECNOLOGÍAESPECIALES  | ESPECIAL DE TECNOLOGÍA
ESPECIAL DE TECNOLOGÍA
Rate this post

PANAMÁ ES EL REY DE LA TECNOLOGÍA EN AMÉRICA LATINA. ESTO, SI NOS REFERIMOS AL CONSUMO DE PRODUCTOS Y SERVICIOS TECH; SIN EMBARGO, EN EL CAMPO DE LA PRODUCCIÓN LOCAL ESTAMOS REZAGADOS EN COMPARACIÓN CON OTROS PAÍSES.

Al hablar del desarrollo tecnológico que ha experimentado el país, es necesario situarse en dos panoramas muy distintos: de un lado tenemos un índice de penetración de telefonía móvil muy elevado, en donde hay más celulares que habitantes, y un fuerte crecimiento en la capacidad de ancho de banda internacional; pero del otro lado presentamos bajos registros de tecnificación y conectividad en los hogares y escuelas, además de poca producción de tecnología local. Una prueba de ello lo vemos solo en las cifras de la Autoridad Nacional de Servicios Públicos (ASEP), que indican que para el año 2015 habían en el país 6.946,636 millones de celulares para una población de 3.9 millones, lo que representa casi 175 aparatos por cada 100 habitantes.

Para Víctor Sánchez, Director de Innovación Empresarial de la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt), tratar de que el conocimiento se convierta en sí mismo en un negocio es más importante a que la gente compre tecnología. Es decir, ¿Cómo dejamos de consumirla y empezamos a producirla? Esa es la diferencia entre un país desarrollado y uno que está en el camino hacia el desarrollo. Y no se trata solamente de las TICs, sino de todos los sectores que deben apalancarse en la innovación para ser más competitivos.ESPECIALES  | ESPECIAL DE TECNOLOGÍA

PASO A PASO

Lo primero es el conocimiento, por eso, se requiere invertir en el fomento para la creación de investigación local en las universidades y a nivel institucional.

Sánchez explicó que en ese sentido, la entidad cuenta con varias iniciativas, becas internacionales e incluso concursos para empresas que quieren innovar en la creación de nuevos productos.

“Panamá lo tiene todo para salir adelante en este campo, es un país bien conectado, cuenta con una legislación que favorece la instalación de compañías internacionales y demás; solo tenemos que ver cómo ser más competitivos, teniendo la tecnología como la base de esa competitividad”, señaló.

REALIDAD

Históricamente el país ha sabido aprovechar muy bien su posición geográfica y los recursos naturales de una manera inteligente, el siguiente paso es aplicar el amplio portafolio de posibilidades que ofrece la tecnología.

Sectores como el agropecuario, logística, turismo e industrial tienen gran potencial para la aplicación de técnicas que nos lleven a ser más eficientes.

Para este año, SENACYT tiene programado trabajar con el Ministerio de Desarrollo Agropecuario y el Instituto Interamericano de Cooperación (IICA) para la Agricultura, en la creación de un centro de agricultura en ambientes controlados, invernaderos de alta tecnología y fincas verticales.

Esta posibilidad nos permitiría establecer las condiciones apropiadas como control climático, iluminación, temperatura y humedad para acelerar el desarrollo de los cultivos. Entre los beneficios de estos ambientes están: la posibilidad de cultivar todo el año, mayor rendimiento por superficie, productos de mayor calidad, menos riesgos en la producción. Se estima que los invernaderos producen dos o tres veces más que los cultivos sembrados en campo abierto.

Un método más avanzado son las fincas verticales, donde se puede producir de piso a techo, con mucho más rendimientos que los invernaderos.

Con este método que se originó en Japón, ya hay una finca produciendo en Panamá, ubicada en el sector de Río Hato. Lo que se pretende es replicar este modelo exitoso para aumentar la competitividad del sector.

El Director General de IICA, Víctor M. Villalobos, durante su intervención en el Foro Desafíos del Sector Agroalimentario 2016-2025, celebrado recientemente en Tegucigalpa, dijo que la tecnología en la agricultura es fundamental para cubrir las demandas futuras, por lo que necesitamos más inversión en investigación, formación de recursos humanos, extensión y transferencia.ESPECIALES  | ESPECIAL DE TECNOLOGÍA

“Necesitamos incrementar la producción agrícola en al menos un 70% para el 2050 y debemos hacerlo de forma sostenible”, dijo.

Según explicó, si se sigue practicando la agricultura como se hace hoy en día, será imposible abastecer a la creciente población mundial y asegurar la preservación de los recursos naturales, sobre todo si se prevé que la clase media crecerá al doble para 2022, y que los embates de la variabilidad climática son tan frecuentes como inevitables.

La realidad en Panamá es que el agro no está aplicando de forma sistemática buena tecnología. En Senacyt, para el 2016, apuestan a que esto cambie y el país sea reconocido por la sofisticación de los productos que tenemos. Otros proyectos que se pretenden desarrollar es la cración de áreas de innovación y centros de industrias crativas en la ciudad capital, en coordinación con la Alcaldía de Panamá. En cambio hay que resaltar que el sector portuario y el Canal de Panamá está probando nuevas tecnologías, siendo referencia para la industria marítima mundial de cómo la innovación es sinónimo de desarrollo y eficiencia.ESPECIALES  | ESPECIAL DE TECNOLOGÍA

MARCO LEGAL

Para darle un soporte a las empresas, sector público y privado están en la revisión del plan estratégico de las TICs en Panamá.

Actualmente se está reformulando la estrategia nacional y se espera que con esto, ocurra un cambio favorable para que esta industria empiece a crecer. Quizá estemos muchos años atrás de países como Estados Unidos y Canadá que siempre han apostado en la tecnología como su motor de desarrollo. Igual ocurrió con Japón, después de la Segunda Guerra Mundial, cuando invirtió en este sector hasta convertirse hoy día en el país con mayor desarrollo tecnológico del mundo. No obstante, aún estamos a tiempo de encaminarnos hacia el desarrollo.