Compartir
ESPECIALES  | EL ENCANTO DE UNA VIDA SIMPLEESPECIALES  | EL ENCANTO DE UNA VIDA SIMPLEESPECIALES  | EL ENCANTO DE UNA VIDA SIMPLEESPECIALES  | EL ENCANTO DE UNA VIDA SIMPLEESPECIALES  | EL ENCANTO DE UNA VIDA SIMPLEESPECIALES  | EL ENCANTO DE UNA VIDA SIMPLE
Rate this post

POR AZAEL PITTI

Vivimos en una sociedad adicta a la urgencia, donde todos estamos más ocupados que nunca. Esto nos obliga a hacer más con menos tiempo, como si estuviéramos viviendo contra reloj.

Cuando trabajamos demasiado y nos sentimos insatisfechos, nos preguntamos: ¿Porqué tantas personas inteligentes trabajan duro, viven rápido y se sienten ambivalentes sobre su éxito?, ¿por qué vivimos tan ocupados que no podemos imaginar algo diferente?

Hemos dejado de vivir con sencillez. Tenemos demasiados bienes materiales, ofertas, tentaciones, deseos, productos, de todo, menos tiempo para dedicarnos a cuidar el cuerpo y el espíritu, a desarrollar nuestros potenciales y llevar una vida plena de sentido.

Casi nadie parece dispuesto a pisar el freno. Siempre hay que hacer algo más. Nunca nos alcanzará el tiempo porque seguiremos incrementando la lista de obligaciones.

La buena noticia es que todos podemos sobrellevar la carga de estímulos, modificar los hábitos negativos, obtener mejores resultados, dejar de lado las tensiones y cumplir con las obligaciones, si aprendemos a simplificar nuestra existencia. De esta forma ganamos control para crear más tiempo y hacer aquellas cosas que anhelamos y nos hacen felices. Es, también, aprender a liberarnos de las ataduras, de cosas que quitan tiempo, energía y bienestar a nuestra vida.

Para llevar a cabo este proceso, no trate de hacer todos los cambios a la vez. Es mejor que identifique unas pocas tareas importantes y significativas que liberen el tiempo necesario para iniciar su proyecto de vida.

QUÉ HACER

  1. Aprenda a priorizar: tenga claridad, propósito y deliberación.

Enfóquese en cuatro o cinco puntos que le aporten mayor satisfacción a su vida, póngalos en orden de importancia y elimine cuanto no sea compatible con su propósito.

  1. Organice su vida laboral: enfóquese en ser productivo, no en trabajar muchas horas. Un día de trabajo está compuesto por muchas pequeñas tareas. Identifíquelas y analice cuáles puede desechar, simplificar o delegar. Manejar su vida sin una estructura le puede llevar a días caóticos y a reducir considerablemente su productividad.
  2. Invierta tiempo en su familia: nada se compara con la felicidad de hacer de la familia la mayor prioridad. Cuando no invertimos tiempo en nuestra familia, para unirla y fortalecerla, pagamos un costo muy elevado reparando relaciones rotas, salvando un matrimonio o recuperando el tiempo perdido con nuestros hijos. Ningún éxito justifica un fracaso familiar.
  3. Cuide su salud y ejercítese: su cuerpo es su templo.No puede comprar la salud, aunque tenga todo el dinero del mundo. Con una mente sana, un corazón sano, vitalidad y energía creativa, el mundo está a sus pies. Teniendo salud, lo tiene todo.
  4. Desarrolle una mente positiva: lo que pensamos y sentimos puede ser una fuente de enfermedad o salud. Los pensamientos son increíblemente poderosos.Concebir, imaginar, recordar, prever, reflexionar y planear son formas de pensar. Educar nuestra mente amplía el horizonte de nuestros deseos y necesidades. Una mente positiva es esencial para la armonía, el equilibrio y la paz mental.
  5. Libérese del apego y el consumismo: muchas cosas consideradas imprescindibles, son superfluas. La felicidad no está en los almacenes, compre aquello que necesita. No debe ser rico para poseer grandes bienes solo necesitas tener riqueza en tu corazón y llenarlo de cosas positivas.
  6. Crezca espiritualmente: emplee algunos minutos diarios para estar a solas con Dios. Encuéntrelo en la intimidad de su corazón, háblele y haga una vida de fe activa. A Dios se le encuentra en cualquier parte: en la oración, la obediencia, el amor al prójimo y el actuar según las sagradas escrituras. Necesitamos eliminar lo que nos estorba para ver nuevas perspectivas. La simplicidad consiste en poseer lo justo para abrirse a la esencia de las cosas. Dé prioridad a lo importante y no se enrede con posesiones, relaciones o compromisos que solo generan tensión y estrés.

Haga una pausa en su ajetreada vida, tome el control y encuentre en las cosas, aparentemente, simples: felicidad, gratitud, orden, armonía, belleza, bienestar y paz interior.

«De esta vida sacarás lo que disfrutes nada más».