Compartir
ESPECIALES  | ZONA DE ÉXITO. ATRÉVASE A ROMPER SUS PARADIGMASESPECIALES  | ZONA DE ÉXITO. ATRÉVASE A ROMPER SUS PARADIGMASESPECIALES  | ZONA DE ÉXITO. ATRÉVASE A ROMPER SUS PARADIGMASESPECIALES  | ZONA DE ÉXITO. ATRÉVASE A ROMPER SUS PARADIGMASESPECIALES  | ZONA DE ÉXITO. ATRÉVASE A ROMPER SUS PARADIGMASESPECIALES  | ZONA DE ÉXITO. ATRÉVASE A ROMPER SUS PARADIGMAS
ZONA DE ÉXITO. ATRÉVASE A ROMPER SUS PARADIGMAS
Rate this post

AZAEL PITTI

A menudo, los paradigmas ponen límites en nuestras vidas, trabajos, profesiones, relaciones, y limitan que desarrollemos todo nuestro potencial.

Intente recordar cuántas veces ha escuchado decir «Yo soy así y así me voy a quedar» o «Siempre se ha hecho así», «Jamás tendré dinero suficiente para ser rico», «Ya estoy viejo para esas cosas», «Es difícil montar un negocio». Escuchamos diariamente éstas y otras limitantes, tanto que algunas personas terminan creyendo que vivir así es normal.

¿Quién me limita? deberíamos preguntarnos todos cada vez que nos enfrentamos con nuestros paradigmas. ¿Qué es un paradigma? Un patrón o modelo que dirige nuestra manera de pensar. Está conformado por ideas, creencias, emociones y actitudes que hemos incorporado como nuestras, a lo largo de la vida, sobre un aspecto de la realidad.

Ellos tienen un objetivo de adaptación y nos ayudan en muchos espacios de la vida. Sin embargo, también debemos tener flexibilidad para cambiarlos cuando dejan de funcionar. Cuando se hacen obsoletos, no solo nos envuelven sino que nos controlan, delimitan lo que percibimos y creemos que esa es la verdad. Definen la realidad y descalifican las demás opciones. Hay que recordar que la mente humana piensa con ideas y creencias que en su mayoría adopta, o se las apropia de la sociedad en que vive. Stephen Covey dice «Si quiere cambios pequeños, trabaje en su conducta; si quiere cambios significativos, trabaje en sus paradigmas». En su libro Los 7 hábitos nos dice «El modo en que vemos las cosas (paradigmas) es la fuente del modo en que pensamos y del modo en que actuamos».

Todos vemos las cosas como son, que somos objetivos, pero  no es así. Vemos el mundo no como es, sino como somos nosotros.

Es decir, que veo el mundo de acuerdo a como soy, o de acuerdo a lo que yo piense de mí. ¿Qué pienso de mí? ¿Pienso que soy un ganador en la vida o un perdedor? De acuerdo a lo que yo piense, así voy a actuar.

La historia está llena de personas que rompieron paradigmas y atentaron contra las normas existentes en sus campos de especialización. Albert Einstein tuvo problemas de aprendizaje y fue uno de los más grandes científicos del siglo XX. Thomas Edison abandonó el colegio y, sin embargo, fue uno de los más grandes inventores y empresarios de EE.UU. A los 65 años, el coronel Sanders usó el dinero de su seguro social para crear KFC, que hoy es una de las franquicias más famosas. Steve Jobs abandonó la universidad y creó una empresa en el garaje de un amigo: no hace falta hablar del éxito que logró Apple Computers.

No existen recetas fáciles para romper paradigmas. Hay que romper moldes, acabar con ciertas creencias que hemos aceptado como verdades. Para ello, lo primero es tener la mente abierta para identificar y cambiar lo que nos perjudica.

QUÉ HACER:

  1. Restablezca su confianza, enfrente el miedo, conózcase y aprenda a manejar la realidad.
  1. Aléjese de la rutina, libere su curiosidad y su creatividad, permita que sus ideas evolucionen con efectividad.
  1. Haga un compromiso de autoevaluación constante que le permita revisar cuándo está cayendo en un paradigma; debe ser a diario y honesto.
  1. Encuentre lo que mejor sabe hacer, lo que le apasiona y más brillantes resultados le dé: eso es, justamente, su arte.
  1. Demuestre apertura a las ideas de los demás, actúe con pasión para emocionar a las personas a su alrededor y tenga iniciativa para actuar más que para esperar.

Hoy es un buen día para romper con los paradigmas que hay en su vida. «Todas las batallas importantes se libran dentro de nosotros mismos», expresa Sheldon Koggs. Usted puede elegir cambiar hoy y comenzar un nuevo vivir. Si quiere llegar a donde la mayoría no llega, necesita hacer algo que la mayoría de las personas no hacen.

«No hay obstáculos imposibles, solo hay voluntades fuertes y débiles».