UNOS 23,846 BEBÉS NACIERON EN EL PAÍS ENTRE EL 8 DE MAYO Y EL 30 DE JUNIO DE 2020, SEGÚN CIFRAS DE LA DIRECCIÓN NACIONAL DEL REGISTRO CIVIL DEL TRIBUNAL ELECTORAL. Y ES QUE EN PLENA PANDEMIA DEL COVID-19, LOS PEQUEÑOS DENOMINADOS ‘CUARENTENIALS’ LLEGARON PARA ALEGRARLES LA VIDA A SUS MADRES DURANTE EL CONFINAMIENTO. LAS EXPERIENCIAS VIVIDAS EN MEDIO DE LA CUARENTENA SERÁN INOLVIDABLES.

ISABELLA EISENMANN | DISEÑADORA GRÁFICA

MADRE DE: LUCCA CAVASSUTO (8 DE SEPTIEMBREDE 2020)

A principios de 2020, Isabella Eisenmann descubrió su embarazo. Una vez llegada la pandemia, con tres meses de gestación, “no la dejaron salir ni a la esquina”. Nos cuenta que no ha ido a un supermercado desde marzo. “Mis únicas salidas eran a citas médicas… cuando iba, salía con doble máscara y faceshield. Llegaba a casa y me bañaba enseguida. La ropa iba directo a la lavadora”.

DESCANSO Y REFLEXIÓN

Aprovechó este tiempo para dormir y descansar mucho, cosa que era imposible prepandemia (por trabajo). Así como tejer, un hobby que había dejado por no tener tiempo, por el trabajo, también pasó tiempo en familia, ya que su esposo y ella se mudaron a casa de sus padres durante la pandemia. Para mantenerse activa hacía ejercicios en casa y caminatas en su hora con sus perritas.

¿Cuál fue su principal preocupación?

“Mis familiares que son alto riesgo. Además, no se sabía casi de la afectación de COVID-19 en una mujer embarazada, entonces, al nadie saber qué podía pasar, me cuidé más que nunca en mi vida. Lucca era mi principal prioridad”.

¿Qué sintió al ver a su bebé en sus brazos?

“Un sentimiento indescriptible, la verdad. No podía creer que después de tanto tiempo, por fin lo estaba viendo. Mi esposo no paraba de llorar, fue un momento mágico, sinceramente. Amor a primera vista. El momento que tanto habíamos soñado. Sentí mucho alivio de que el estaba con nosotros, perfecto y saludable”.

Un mensaje a las madres en su día.

“Las admiro tanto. Ahora que soy madre, entiendo tantas cosas que antes no entendía o pensaba. Somos superpoderosas y es, sin duda, el trabajo más difícil y menos aplaudido. No nos comparemos las unas a las otras, no nos critiquemos. Seamos una comunidad fuerte que nos apoyamos y ayudamos. Y es exactamente lo que más aprecio de mi comunidad de Instagram, el apoyo diario de todas. Nunca sientan que hacen un mal trabajo, hacemos lo que podemos y lo hacemos bien”.ESPECIALES  | Especial Día de Las Madres 2020


NADYA HENDRICKS ARQUITECTA | DISEÑADORA DE INTERIORES

MAMÁ DE: ALAIA QUINN HENDRICKS (22 DE SEPTIEMBRE DE 2020)

Nadya Hendricks tenía dos meses de embarazo cuando llegó la pandemia. Desde el primer momento, decidió quedarse en casa. Adicional, seguir las recomendaciones de limpieza después de salir únicamente a sus citas de controles de embarazo y en muy pocas ocasiones al supermercado.

“Opté por realizar casi el 100% de las compras online, con entregas a domicilio, y realizamos todos los protocolos de limpieza al recibir paquetes y visitas como medida de prevención”.

UNA NUEVA ETAPA

En estos nueve meses, Nadya aprovechó la oportunidad para descansar a nivel físico y mental.

“Logré encontrar un balance entre el trabajo como Diseñadora de Interiores a distancia, me prepararé para ser madre con mucha información que me llenó de tranquilidad y al mismo tiempo fui descubriendo nuevas pasiones por la cocina saludable, la dieta plantbased y los ejercicios en casa que antes no hacía de forma constante”.

También disfrutó de retomar un poco el modelaje; “nunca pensé sentirme tan bien con barriga, y acepté las propuestas de varios fotógrafos que me contactaron para sesiones de fotos de embarazada”.

¿Qué sintió al ver a su bebé en sus brazos?

”No podía creerlo, me llené de una gran emoción al verla y sentirla en mi pecho desde el primer momento. Me sentí la mujer más afortunada, bendecida y feliz del mundo, totalmente llena y agradecida con Dios y la vida. Ya la amaba desde antes de nacer”.

¿Qué se siente ser madre en pandemia?

“Pienso que todo pasa como tiene que pasar. Al principio, estaba un poco en negación considerando que eventos tan importantes y esperados de mi vida se darían de forma muy diferente a lo que había soñado; sin embargo, viendo el lado positivo de las cosas, pienso que fue lo mejor. Tuve un embarazo sumamente tranquilo, relajado, en casa, en compañía de mi esposo, quien me apoyó muchísimo, pude descansar, comer saludable y vivir el día a día sin estrés”.

¿Un mensaje para las madres en su día?

“Les deseo mil bendiciones en su día y que disfruten a sus hijos porque son lo más hermoso y valioso que tenemos. Veamos lo positivo de este tiempo en casa: Pasar más momentos a su lado, viéndolos crecer, cuidándolos y amándolos más cada día”.ESPECIALES  | Especial Día de Las Madres 2020


PAOLA ALVARADO AZCÁRRAGA | MERCADEO Y RELACIONES PÚBLICAS EN EL ÁREA DEL RETAIL DE LUJO

MAMÁ DE: GIANLUCA ORILLAC ALVARADO (14 DE OCTUBRE DE 2020).

Paola Alvarado descubrió que estaba embarazada de su primer bebé, a principios del mes de marzo, una semana antes de la declaración de la pandemia, cuando tan solo tenía ocho semanas de gestación.

CUIDADOS PRENATALES

Mantuvo su rutina de horario de sueño, comidas y baños. En cuanto al trabajo presencial, fue reemplazado por teletrabajo, y hacía ejercicios en casa, con guía virtual.

Tomó clases de yoga prenatal y cursos sobre parto, maternidad y lactancia por Zoom. Como toda madre, su preocupación principal era de contagiarse o de que se contagiara algún ser querido.

Con respecto al embarazo y nacimiento del bebé, las preocupaciones variaban a medida que avanzaban el embarazo y la pandemia. Al principio del primer trimestre, tuvo que ir sola a sus citas, ya que no permitían que su esposo la acompañara.

En el segundo trimestre, la preocupación fue más hacia la parte física, sobre cómo el encerramiento y aislamiento social y el estilo de vida con poca actividad podrían afectar al bebé, así como poder tenerle al bebé todo lo que necesitara en el nacimiento porque las tiendas estaban cerradas.

Para el final del embarazo, la preocupación era que no dejaran entrar al esposo al parto, o que alguno de los dos se contagiara cerca de la fecha del parto o durante la estadía en el hospital.

¿Cómo fue cargar a su bebé por primera vez?

“Sé que es una respuesta cliché, pero es una sensación indescriptible. Recuerdo haberme quedado sin palabras, y que mis cinco sentidos se enfocaron en él, a mirar sus facciones, sentir su olor a bebé, y tocar su piel suave. Oír su primer llanto me sacó lágrimas de alegría y me dejó con el gusto de tener el corazón llenito”.

¿Cómo describe ser madre primeriza en tiempo de pandemia?

“Ha tenido sus pros y sus contras. Por una parte, la tranquilidad de estar en casa, con ropa cómoda, y sin el estrés de del tráfico y de estar en un lugar específico a cierta hora. Se cuenta con el tiempo para poder compartir en pareja y disfrutar cada detalle del embarazo, la maternidad, y el bebé. También, en caso de tener molestias físicas, la facilidad de descansar. Lastimosamente, hubo muchos momentos de soledad, nos tocó enfrentar muchas situaciones sin el apoyo presencial de familiares y amigos. Todas nuestras celebraciones fueron virtuales (genderreveal, baby shower, entre otros) y nos ha tocado extrañar a muchas personas, a quienes no hemos podido presentarles a nuestro nuevo orgullo. No podemos esperar, para poder celebrar en grande a nuestro bebé”

ESPECIALES  | Especial Día de Las Madres 2020


GABRIELA COHEN PSICÓLOGA | INDUSTRIAL ORGANIZACIONAL

MAMÁ DE: NATALIA BEATRIZ CHAU COHEN (17 DE AGOSTO DE 2020) FELIPE ALEJANDRO CHAU COHEN Y RICARDO IVÁN CHAU COHEN (†).

Gabriela Cohen acababa de quedar embarazada de su tercer bebé en diciembre. “Para nosotros, todo parecía muy lejano, hasta que llegó marzo y todo cambió”. Sin embargo, tres meses después se declaró la pandemia.

CAMBIO DE RUTINA

Al detectarse los primeros casos en el mes de marzo en Panamá, comenzó teletrabajo y solo salía a sus controles médicos puntuales. Decidió, junto con su esposo, que solo habría una persona que saldría de casa.

Así que a él le tocaba ir al supermercado y hacer mandados en general. Su preocupación más grande fue contagiarse o que se contagiara alguien de su familia. “Recuerdo que desde que se inició la pandemia, mi médico me decía: por favor, no seas mi primera paciente embarazada con COVID-19″.

Al inicio como se sabía muy poco, acostumbrarse a todo lo nuevo que surgió a raíz de la convivencia con el virus fue complicado.

Gabriela confiesa que fueron meses largos de mucha incertidumbre y cambios. En su caso hubo días bastante sedentarios, ya que su rutina diaria incluía trabajo y escuela, porque su hijo está en primer año escolar.

“Además, había cosas que no se podían hacer, todo estaba cerrado… tratar de lograr un cuarto de bebé y comprar las cosas que hacían falta fue toda una odisea, comprar por internet y por videollamada se convirtió en mi diversión de pandemia”.

¿Qué sintió al ver a su bebé en sus brazos?

“Como en todos mis embarazos, una emoción indescriptible. Para mí y para mi esposo, la idea de un tercer bebé era muy lejana, hasta que un día decidimos intentar y nos llegó la tan esperada niña. Cargar a mi bebé, luego de la pérdida de mi hijo, es algo que no puedo explicar. Fue una alegría inmensa y, a la vez, cierto temor o recelo de que se contagiara o que me contagiara yo y no pudiera estar con ella”.

¿Cómo nos describe ser madre en pandemia?

“Pienso que ser mamá en tiempo de pandemia ha tenido muchas cosas buenas, incluyendo el tiempo que se me ha permitido pasar con mis dos hijos. Si bien es cierto sigo trabajando y cumpliendo con múltiples responsabilidades, estar en casa y compartir este tiempo con ellos no tiene precio”.

¿Qué diría a las futuras madres?

“Que no se preocupen, que tomen todas las precauciones posibles, dar a luz en plena pandemia es una bendición, disfruten de este momento con sus bebés. Más adelante tendremos tiempo para celebrarlos con la familia y amigos”.

ESPECIALES  | Especial Día de Las Madres 2020


MARUQUEL MURGAS DE GONZÁLEZ | ABOGADA

MAMÁ DE: DANIELLA MARÍA (10 AÑOS) Y VALERIA SOFÍA (24 DE AGOSTO DE 2020)

El regalo navideño de Maruquel Murgas de González fue saber que esperaba a su segundo bebé, sin imaginar la pandemia que estaba por venir. Tenía cuatro meses de embarazo cuando declararon el estado de emergencia nacional en Panamá y la pandemia.

“Mis principales cuidados fueron tratar de no hacer nada. Procuré mantenerme en casa y en caso de salir, mantener el mayor cuidado posible con el lavado de manos y el distanciamiento. Era el inicio de la pandemia y se sabía muy poco del virus y de la enfermedad, por lo que el temor de contagiarse hasta por respirar era inevitable”.

NUEVOS HÁBITOS

Al principio, su embarazo fue sencillo y no tuvo síntomas de ningún tipo “hasta el punto de que, en ocasiones, dudaba si realmente estaba embarazada, pero posteriormente me diagnosticaron diabetes gestacional, lo que sí significó un cambio de rutina en cuanto a alimentación y ejercicios”.

Inició una rutina de ejercicios con caminatas de 30 minutos diarios, con mascarilla y de noche para evitar contagiarse. Afortunadamente ni ella ni a ninguno de los miembros de su familia le dio el virus en este tiempo.

¿Qué sintió al ver a su bebé en sus brazos?

“Experimenté la maravilla de Dios, un sueño hecho realidad, y pude realmente sentir cómo el amor se multiplica y no se divide”.

¿Cómo es la experiencia de tener un bebé en pandemia?

“Me ha enseñado a valorar esos momentos íntimos que dejamos de vivir con nuestros hijos y en familia. No tuve un gran baby shower ni un cuarto de hospital divinamente decorado y surtido atendiendo invitados, pero la pandemia me regaló la oportunidad de disfrutar a mi bebé de una manera más íntima, sobretodo en esos primeros días de nacida, de practicar el apego y de disfrutar a mi familia, quienes se esmeraron por hacer especial el nacimiento de Valeria, ya sea de lejos o de cerca”.

¿Mensaje para las madres en su día?

“Disfruten a sus hijos, porque el tiempo pasa y no se detiene; Dios nos dio una capacidad de amar infinita, demuéstrenle a sus hijos cuánto los aman. Escúchenlos, ellos necesitan sentir que son valiosos. Edúquenlos, el futuro está en nuestras manos. Feliz día, mamás.ESPECIALES  | Especial Día de Las Madres 2020


FANNY CARDOZE DE MERLO | NUTRICIONISTA / DIETISTA

MAMÁ DE: STELLA VALENTINA (9 DE JULIO DE 2020)

A finales de 2019, Fanny Cardoze de Merlo supo que estaba embarazada de su primer bebé. En cuanto comenzó a escuchar sobre el COVID-19, llamó a una amiga infectóloga, quien le recomendó quedarse en casa apenas cerraran las escuelas, y lo hizo y, desde el pasado 10 de marzo, no recibió visitas y solo salía a sus citas con su médico.

UNA GRAN AVENTURA

Confiesa que vivir la mitad del embarazo en casa “fue toda una aventura”, desde el principio se propuso no abandonar sus hábitos como ejercitarse y mantener un horario de trabajo.

“Mi rutina diariamente era despertarme y hacer mi rutina de entrenamiento y baile, que me ayudaba a arrancar el día con ánimos, a pesar de estar encerrada, luego organizar las comidas y arrancar a hacer teleconsultas. Nunca dejé de atender en el embarazo y siempre estuve buscando cómo mantenerme activa en la parte laboral”.

Lo más difícil en este tiempo fue no poder entrar junto con su esposo a las citas mensuales para ver a su pequeña hija en cada ultrasonido, “pero fue superemotivo que mi esposo pudiese entrar conmigo al quirófano, este era uno de mis mayores temores, no tenerlo a mi lado al momento del nacimiento de Stella”.

¿Cuál fue su principal preocupación?

“Contagiarnos del virus, y que en un momento dado afectara el desarrollo de mi bebé, ese era mi mayor miedo, por lo que evitaba ver hasta a mis familiares más cercanos, existía muchísima incertidumbre y no se conocía mucha información sobre el virus. Emocionalmente fue muy difícil separarme de mi familia, que es mi pilar y que diariamente convivíamos, trabajo con mi mamá y mi hermana en nuestro consultorio”.

¿Qué sintió al ver a su bebé en sus brazos?

“Ha sido el momento más hermoso de toda mi vida, poder verla y sentirla fue algo increíble, no hay nada comparado al amor que puedo sentir por mi hija, y verla en medio de todo lo que estamos viviendo es una luz de esperanza y es mi gran motivación para seguir adelante”.

¿Cómo describe ser madre en pandemia?

“Siento que soy una mujer más fuerte, no ha sido fácil vivir un embarazo y comenzar la maternidad en medio de todo esto, la verdad ha sido una montaña rusa, muchos sentimientos encontrados, querer compartir la felicidad con las personas más allegadas, pero todo lo hemos limitado para evitar contagios y riesgos. Mi felicidad entera es una personita pequeñita que estuvo dentro de mí por nueve meses y que ahora en cada momento me sonríe e ilumina mi camino”.ESPECIALES  | Especial Día de Las Madres 2020


ANA CRISTINA ALTUNA ARIAS ARQUITECTA | DISEÑADORA INTERIORES

MAMÁ DE : LUCIANA VICTORIA AROSEMENA ALTUNA (15 DE OCTUBRE DE 2020)

La arquitecta y diseñadora de interiores Ana Cristina Altuna Arias tenía siete semanas de embarazo cuando declararon la emergencia nacional por la pandemia del COVID-19.

“No salíde la casa a menos que fuera sumamente necesario; lavado de manos, uso de la mascarilla y el faceshield eran algo que no podía faltar”.

Al principio de la pandemia, cuando decretaron la cuarentena total, tuvo la oportunidad de permanecer en casa un par de meses en donde pudo descansar.

Una vez comenzaron a abrir los bloques de actividades, comenzó a trabajar de manera remota y salía a sus proyectos solo para lo realmente necesario. “Fueron unos meses de tranquilidad y a la vez de mucha preocupaciónpara nosotros”.

SENTIMIENTOS ENCONTRADOS

Obviamente, su principal preocupación era contagiarse con el virus y que pudiera afectar a la bebé dentro de la barriga o a medida que creciera.

“Al principio de la pandemia, no se tenía tanta información concreta sobre cómo afectaba el virus a los bebés aun no nacidos, así que era muy estresante para mí y seguro que todas sentimos algo parecido”.

Afortunadamente, ni Ana Cristina ni su familia se contagiaron, y trajo al mundo a una bebé sana y hermosa.

¿Qué sintió al ver a su bebé en sus brazos?

“Una felicidad increíble y un sentimiento de ensueñose apoderaron de mí. Aún la veo en mis brazos y no me lo creo. Nos sentimos muy bendecidos y felices por su llegada a completar nuestra familia”.

¿Cómo es ser mamá en pandemia?

“A pesar de que el momento que estamos atravesando es muy difícil, el amor que siento por mi hija va más allá de cualquier circunstancia que ocurra en el mundo. Claro que siento preocupaciones que tal vez antes no hubiera sentido, pero me gusta ver siempre el lado positivo de todo. Aunque muchas de las “cosas normales” que antes se podía hacer no son posibles en este momento, esta pandemia nos ha regalado más tiempo para compartir en familia y, para mí, eso esmás importante que cualquier otra cosa”.

¿Un mensaje para las madres?

“Que se merecen el mundo entero y más! Que tengan un bonito día rodeado de las personas que más quieren, y un abrazo de todo corazón a todas, en especial a mi mamá”.ESPECIALES  | Especial Día de Las Madres 2020


MARÍA DEL PILAR ULATE ARQUITECTA | PROJECT MANAGER

MAMÁ DE: JIMENA ELISE BOGANTES ULATE (20 DE MAYO DE 2020)

María del Pilar Ulate estaba por cumplir los siete meses de embarazo cuando se declaró la pandemia.

Durante la dulce espera de Jimena, tuvo los cuidados generales, como estar bien hidratada, por dentro y por fuera, mantenerse en movimiento sin excesos, al igual que cuidar su alimentación.

“Al llegar la pandemia, evité la visita a establecimientos para velar por nosotras y nuestra familia, disminuyendo la probabilidad de adquirir el virus”. Confiesa que los nueve meses fueron de constante cambio; los primeros tres tuvo los típicos malestares.

“Cada día es distinto y tratas de sobreponerte para las actividades cotidianas, los siguientes tres meses fueron los más disfrutables; el cuerpo se recupera, permitiéndote sentirte tú en esplendor nuevamente, adicionándole a que comienza a asomarse una barriguita, ver cómo crece y sentir sus primeros movimientos”.

El último trimestre tuvo “mucha ilusión y entusiasmo ante la inminente llegada” y tener los preparativos listos.

HERMOSA LLEGADA

Una de sus principales inquietudes era estar junto con su esposo al momento de dar luz.

“Fue la primera semana de la pandemia que se permitió a la pareja acompañarte en sala de expulsión; los días anteriores era una completa incertidumbre si mi esposo podría estar conmigo dándome todo su apoyo en el momento del alumbramiento, Jime es nuestra primera hija y nos preocupaba no tener la oportunidad de vivir esta experiencia juntos”.

¿Qué sintió al ver a su bebé en sus brazos?

“Lo primero que esperé al dar a luz fue escucharla llorar y llenarme de la fuerza de sus pulmoncitos, tan pronto sucedió, soltar las lágrimas fue inevitable; el sentimiento que te embarga es inmenso, una gran felicidad junto con la impresión de que esa personita nació de ti y tú significas su mundo entero. Al tenerla en brazos, supe que más nunca la iba a soltar”.

¿Cómo es ser madre en pandemia?

“Enfrentas lo inimaginable con fuerza y valor, me hace sentir poderosa, perteneciente a un grupo único que tiene como estandarte la esperanza de una nueva vida, sin miedo a tirar los planes ya organizados por la ventana”.

¿Un mensaje para el Día de la Madre?

“A todas las madres más que una felicitación en este año, 2020; se han enfrentado a desafíos como la capacidad de adaptación, de reestructuración de horarios, de rearmar rutinas, de cuestionar límites, de buscar tiempo y espacio para sus trabajos, hijos, hogar y para ustedes mismas dentro de tanta incertidumbre”ESPECIALES  | Especial Día de Las Madres 2020