El amor entre madre e hijo surge de forma instantánea, como una conexión que une dos almas. Así es este amor: incondicional y eterno.

Hoy siete mujeres extraordinarias cuentan cuáles son esos lazos y costumbres que las une a sus más preciados tesoros y que día a día van construyendo recuerdos memorables que perdurarán en el tiempo, estos son: fortaleza, valores y esas tradiciones especiales que trascienden.

 

MARICARMEN SAAVEDRA R.

ALEJANDRO AGUSTÍN, 1 AÑO.ESPECIALES  | Especial de Madres 2018

Su rol profesional lo complementa con el de madre. Su pequeño ha venido a revolucionar su vida de una manera hermosa.

Desde que supo que estaba embarazada, su vida no es la misma, cada etapa ha sido plenamente disfrutada. “En este primer año he aprendido a llevar ese equilibrio. Como profesional, siempre estoy motivada por los retos, me apasiona lo que hago.

Como madre, el tiempo que paso con mi bebé es el mejor momento del día. Algo que me impacta positivamente es poder ir los mediodías a casa y estar con él, esa buena energía me la llevo de nuevo a la oficina y me ayuda a seguir creando”.

A su corta edad puede describirlo como un niño coqueto, juguetón y con mucho carácter. “Te hace saber exactamente lo que quiere, lo que le gusta y lo que no. Me encanta verlo descubriendo cosas, imitando sonidos o prestando atención, es muy observador. En realidad, nos tiene locos de amor”.

¿Cuál tradición quisiera tener con él?

“La de cantarle sus mañanitas muy tempranito. En mi familia es algo que siempre hemos hecho, luego con mi esposo lo he continuado y ahora con Alejandro Agustín. Recibir cada cumpleaños con felicidad y agradecimiento infinito a Dios por un año más que nos da”.

¿Qué valores desea inculcarle?

“El amor a Dios, la fe, herramientas que siempre debe tener con él. Quiero que sea un hombre sencillo, amoroso, honesto, respetuoso, de altos principios y de corazón noble”.


TANIA DI BELLO ROBLES DE REAL

JUAN DAVID, 19 AÑOS Y CARLOS EDUARDO, 18 AÑOS.ESPECIALES  | Especial de Madres 2018

Su maternidad es algo que siempre anheló, hoy es un sueño hecho realidad que disfruta junto a sus dos amores.

Ser madre y empresaria involucra un gran reto, Confiesa que hay que tener claras las prioridades y la suya es la familia. Es cuestión de organizarse, hacer un plan y tener la disciplina para llevarlo a cabo.

Hoy puede mirarlos con orgullo y tener la certeza de que se han convertido en hombres de bien. Tania es parte de una familia numerosa y mantenerse unida es algo que los llena de orgullo. “Cualquier excusa es buena para reunirnos y atesorar momentos. 

Tenemos una tradición muy especial, hacer nuestro viaje familiar una vez al año, en total somos 27. Así que es todo un reto”. 

¿El mejor consejo que les da?

“En la vida todos nuestros actos tienen consecuencias, que tratemos siempre de caminar por la senda del bien con humildad y honestidad. Y siempre tratar a los demás como nos gustaría que nos trataran a nosotros”.

¿Qué semejanzas de usted ve en ellos de las cuales te sientes orgullosa?

“El amor por la familia, ellos disfrutan mucho ese tiempo y entienden su valor. La humildad, no sentirse por encima ni por debajo de nadie, poder hacer amistad con distintos tipos de personas y ser empaticos.

Todos estos valores que para mí son importantes, y que a su vez fueron inculcados por mis padres y que ahora también los veo reflejados en mis hijos”.


MARISELA VÁSQUEZ

FABIOLA, 10 AÑOSESPECIALES  | Especial de Madres 2018

La energía y alegría que tienen entre ellas, se percibe y es contagiosa. Entre madre e hija existen rituales, pero sobre todo antes de dormir, porque les encanta leer. En algunas ocasiones, Marisela le cuenta historias de cuando ella era pequeña a su hija. Sin embargo, los viernes es su día especial, ya que la recoje en la escuela y almuerzan juntas, “hacemos lo que se nos ocurra”.

En época de fiestas navideñas, hornean galletas escuchando villancicos y no puede faltar ponerse sus medias divertidas.

¿Qué valores le inculca a su hija?

“Solidaridad, honradez, puntualidad y perseverancia”.

¿Cómo crea el balance entre el trabajo y su crianza?

“Organización, comunicación constante y la ayuda que tengo a mi alrededor, son la clave para poder equilibrar trabajo y vida de mamá”.

¿Cómo cambió su vida desde que se convirtió en madre?

“Descubrí que tenía habilidades que no sabía, te conviertes en una especie de súper heroína con una especialidad en Coaching para sacar adelante a ese ser tan importante que te derrite el corazón cuando te dice mami”.


JENNIFER BERAHA DE ZÚÑIGA

LIA RAQUEL, 6 AÑOS E IAN ALEJANDRO, 1 MES.ESPECIALES  | Especial de Madres 2018

Si tenemos que definir en una palabra la relación entre Jennifer y Lia Raquel esa sería “camaradería”. Hacer todo juntas representa el lazo tan especial que las une..

Son mejores amigas e inseparables. Hacen las compras para el hogar, van al salón de belleza, hasta ir de shopping a tiendas de moda. 

“Ella me ve como su modelo a seguir y me imita en muchas cosas”, relata. Su labor de madre es compartida. Hace
poco llegó a su vida el pequeñito Ian Alejandro. Espera que cuando crezca puedan hacer juntos actividades al aire libre, ya sean deportes o solo disfrutar un día de piscina.

“Mi mayor conexión se da cuando estoy amamantándolo, de esa manera paso cada segundo a su lado. Siempre que lo alimento él me mira a los ojos y conectamos de una manera única”, cuenta.

¿Qué valores son importantes para ti?

“El amor a Dios y a su familia. Para mí es importante compartir tiempo de calidad con mi esposo, su familia y mis padres”. 

¿Cómo equilibra su vida profesional y familiar?

“Por lo general soy muy organizada y mi aliada número uno es mi agenda, todo lo anoto con fecha y hora. Realmente se me hace fácil hacer muchas cosas a la vez, disfruto mi rol de madre, trabajar y ser esposa”.


LESLIE CHACÓN DE CASTRO

STEPHANIE, 19 AÑOS Y JOANNE MARIE, 15 AÑOS.ESPECIALES  | Especial de Madres 2018

Siempre busca hacer buen uso de su tiempo para dedicarles toda su atención, desde sus actividades escolares, hasta brindarles consejos.

El mundo de Leslie son sus hijas. El amor por la familia, compartir y valorar los momentos en donde disfrutan de pequeñas cosas como una buena comida, un paseo o solo ir de compras e ir al salón juntas, es la unión más grande que tienen. 

Para esta madre amorosa, hay que ser agradecidos con cada nuevo día. “Siempre trato de compartir con cada una, sus pasiones y apoyarlas y estar ahí para ellas”, cuenta. 

¿Cómo ha cambiado su vida desde que se convirtió en madre?

“Cambió totalmente, es la bendición más hermosa que Dios nos puede conceder. Es ver a ese ser que uno llevó por meses en el vientre. Verlas nacer, crecer, hasta convertirse en adolescentes y adultas. Como mamá atesoro sus logros, un beso en la frente de bendición, que se acurruquen conmigo o que se recuesten sobre mi regazo, es algo hermoso e inexplicable.

¿Qué valores les ha inculcado a sus hijas? 

“El amor a Dios, la honestidad y responsabilidad. Les enseño que pueden alcanzar sus sueños siempre, confiando en ellas y valorando quienes son”.


CARLA MÉNDEZ

RASHNI LUCÍA, 12 AÑOS.ESPECIALES  | Especial de Madres 2018

El amor y el gusto por la pollera es una de las pasiones que  comparten esta madre e hija, quienes explican que su relación se ha transformado en los últimos años.

La relación entre Carla y Rashni ha evolucionado a medida en que transcurren los años. Al conocerlas, se puede ver inmediatamente que son cómplices de vida.

Uno de sus principales rituales es conocer un restaurante diferente cada fin de semana, ir al cine y ver películas juntas. En los últimos años han desarrollado el gusto y el amor a la pollera.

“Ser madre es una experiencia maravillosa que conlleva retos, inculcar valores, responsabilidad constante, mejora continua y evolución”.

¿Qué valores le enseña a su hija? 

“Honestidad, disciplina, respeto y el amor hacia la familia”. 

¿Cómo balancea su trabajo con la crianza? 

“No hay un equilibrio perfecto, no es fácil, pero sí muy divertido y enriquecedor. Disfruto el desarrollo y crecimiento de mi hija día a día, optimizando el tiempo al máximo.”

¿Cuál fue el cambio más drástico desde que se convirtió en madre? 

“El cambio más drástico fue dejar de pensar en mí y en el hoy y asumir todas las responsabilidades que involucra tener una hija. Aprender a mirar y diseñar un futuro sin dejar de vivir y disfrutar cada momento del presente”.


YANAIR M. DÍAZ

AMIR LIAV 2 AÑOS Y ALBIR LIAV 10 AÑOS.ESPECIALES  | Especial de Madres 2018

Su familia es el motor que impulsa sus días y recargan sus noches. Para ella es importante aprovechar y disfrutar tiempo de calidad junto a ellos.

Como profesional cada día enfrenta nuevos retos que exigen de su completa atención, donde todos siempre esperan lo mejor de ella.

Su faceta como madre es igual, cuando está con sus niños aprovecha el tiempo al máximo, brindándoles toda su atención y divirtiéndose junto a ellos.

Esa conexión la fomenta cada noche apartando un espacio después de la cena para jugar. “Somos fanáticos de los deportes, así que Amir y Albir se convierten en los mejores jugadores de fútbol o béisbol, mientras papi y yo somos los fanáticos en la primera fila. Nuestra sala comedor se transforma en el mejor de los estadios”.

¿Cuáles son las características que más admira de sus hijos?

“Me llena de orgullo y satisfacción ver que son niños educados, respetuosos con su inocencia a flor de piel. Sensibles y cariñosos, capaces de ser felices con tan solo un fuerte abrazo de papá y mamá”.

¿Cuál es la mejor herencia que les ofrece?

“Los valores. Inculco en ellos lo heredado por mis padres, donde el respeto, la honestidad y la responsabilidad no son negociables. 

Que sean personas de bien, que tiendan su mano siempre a sus semejantes, con humildad y sencillez, que tengan su fe puesta en Dios”.