GRACIAS A LA TECNOLOGÍA Y SOLUCIONES CREADAS POR DISTINTAS EMPRESAS, HOY ES POSIBLE TRABAJAR A DISTANCIA, CASI COMO SI UNO ESTUVIERA SENTADO FRENTE AL ESCRITORIO DE SU OFICINA.

Desde que la historia relata, nuestra rutina diaria en la vida adulta se resume en despertarnos, bañarnos, alistarnos, desayunar e ir a laborar regularmente en un horario de ocho horas para luego regresar a la casa y estar con nuestras familias, y al día siguiente repetir este ciclo.

Lo normal es vivir a una distancia prudente del lugar de trabajo y desplazarnos en movilidad propia o pública para llegar a nuestro puesto de actividad, donde -en la mayoría de los empleos- pasamos siete de las ocho horas que normalmente laboramos. Es una plaza proporcionada por el empleador, con implementos básicos para poder llevar a cabo nuestras tareas asignadas.

Esto ha evolucionado con el tiempo y las empresas hoy en día han logrado crear un espacio cómodo y divertido donde el asalariado puede trabajar, pero al mismo tiempo relajarse, ya que se han dado cuenta de que un empleado contento labora y rinde mejor que uno incómodo, estresado y descontento.

Mientras toda esta transformación se ha producido en algunos sitios de faena (debido a que esto no ha pasado en todos lados, aunque se ha probado que sirve), el traslado de la casa al lugar de empleo es cada vez más tedioso, largo y complicado.

Las velocidades de internet, la disponibilidad de la red digital, las computadoras, los teléfonos inteligentes y las plataformas digitales como videoconferencias, email, y sistemas online de cooperación son solo algunas de las herramientas que permiten que el trabajo a distancia o el teletrabajo, como lo conocemos actualmente, sea posible.

Recientemente, en Panamá se avaló la ley que regula el teletrabajo y no pudo ser aprobada en mejor momento porque, días después de ser admitida, llegó el coronavirus al país.

Aunque esta metodología no es una práctica nueva ni en el mundo ni en Panamá, la misma no presentaba ningún tipo de regulación y ni el empleado ni el empleador estaban protegidos, dado que las leyes laborales actuales no contemplaban esta forma de trabajo.

ADOPTAR MODELOS
En la nación existen varias empresas multinacionales que ya utilizaban la modalidad del teletrabajo dentro de sus políticas de contratación, esto debido a que sus lineamientos internos lo permiten por tener sedes en países donde sí existen regulaciones para esta variante.

Esta normativa es una excelente iniciativa y espero sea la primera de muchas que procuren modernizar nuestro Código de Trabajo para poder operar con todas las nuevas corrientes que el mundo globalizado nos brinda, en busca de ser más productivos y eficientes.

La era actual cambia demasiado rápido en todos los aspectos y, lamentablemente, nuestros sistemas de leyes y aprobaciones de las mismas están desfasados y anticuados, no permitiéndonos sacarles el mejor provecho a los avances y a las recientes tecnologías y tendencias.

Es como tener una conexión a internet en tu casa de 1,000 Mbps y una computadora de 1,990, la cual no soporta esas velocidades y nunca va a poder aprovechar el 100% de la función contratada. La Ley N.o 126 fue aprobada el 18 de febrero de 2020 y recomiendo que todos la lean, es corta, clara y al grano.

En la misma se cubre el proceso para aplicar al teletrabajo, requisitos que tanto el dependiente como el patrono deben cumplir para aplicar los beneficios y garantías que se les brindan a ambas partes,y también habla un poco sobre la responsabilidad de los dos al incluir esta nueva modalidad de trabajo dentro del contrato de empleo.

Uno de los puntos más importantes y relevantes es donde se habla de la cobertura del Seguro Social para el trabajador en esta modalidad, ya que normalmente la protección del funcionario comenzaba desde que se encontraba en camino para el inicio del día laboral y estaba “vigente” durante todo el periodo de trabajo, hasta que el empleado llegaba a su casa luego de la jornada.

Al incluir el teletrabajo dentro del contrato, también se cubrirán las enfermedades causadas por el trabajo realizado en el domicilio o en el lugar designado por ambos para desempeñar dichas labores.

También habla sobre los insumos y equipos que el empleador debe proporcionar al empleado para desepeñar sus funciones, que incluyen todo lo básico que hoy en día se recibe; sumado a esto, se podrá acordar la cobertura de gastos adicionales como por ejemplo el internet y plan de celular, sin embargo, esto no contará como parte del salario.

Si queremos que Panamá se mantenga competitivo, debemos buscar la manera de ver estas oportunidades y darles paso expedito al sistema para que puedan ser revisadas, correctamente estructuradas y aprobadas en tiempos prudentes a fin de ponerlas en práctica y sacarles el máximo provecho a las mismas.

“Aprovechemos esta nueva modalidad de trabajo, la cual nos dará mejor calidad de vida, pero usémosla con responsabilidad y mucho juicio para que la misma no se convierta en algo negativo».