ES PROBABLE QUE EL TRABAJO REMOTO SE MANTENGA, ASÍ QUE DEBEMOS SER CUIDADOSOS EN DETERMINAR QUIÉNES PUEDEN TRABAJAR DE ESTA FORMA Y QUIÉNES DEBEN REGRESAR.

¡Hola, amigos! Espero que estén bien en compañía de sus seres queridos. Indiscutiblemente, el mundo ha cambiado como resultado de la pandemia del COVID-19 y sus ramificaciones, que tienen un amplio impacto que toca la vida de todos nosotros, nuestras familias, nuestras profesiones y empresas, lo que requiere un proceso de aceptación, adaptación y evolución hacia lo que se ha llamado “la nueva normalidad”.

Nos toca afrontar este nuevo entorno con un alto grado de realismo para entender a qué nos estamos enfrentando. En primera instancia, una fase de emergencia que nos exige acciones inmediatas para estabilizarnos y aceptar la situación. De ahí pasamos a una etapa de adaptación que requiere tener la capacidad de actuar en la nueva realidad, y aún más importante, tomar decisiones y ejecutar con agilidad para poder lograr los mejores resultados. A continuación, les comparto necesidades internas y de cara al cliente:

NECESIDADES PRIORITARIAS INTERNAS

• El bienestar y la moral de nuestros colaboradores.

• Compartir amplia información: apoyo y protección.

• La importancia y propósito de nuestro trabajo.

• Involucrarlos a todos.

• Espíritu de solidaridad.

DE CARA AL CLIENTE

• Facilidad transaccional y cercanía.

• La marca debe proyectar: salud, seguridad y confianza.

• Conocer la evolución de sus hábitos y comportamientos.

• Comunicación sostenida.

• Conciencia de costos/valor agregado.

La liquidez y el flujo de caja asumen una importancia crítica que requiere nuestros mayores esfuerzos para reducir inventarios y la cartera de cuentas por cobrar, y dilatar proyectos que exigen capital excepto aquellos relacionados con la plataforma tecnológica de la empresa que ahora más que nunca debe evolucionar hacia la era digital.

En vista de la adaptación al teletrabajo y el sinnúmero de videoconferencias que debemos atender, es fundamental que nos enfoquemos en pocas prioridades de alto impacto y que involucremos a los diferentes niveles de la organización en la toma de decisiones y la ejecución de estas; la agilidad de reacción se convierte en una necesidad.

Manteniendo un positivismo realista y aceptando que vendrá un proceso de reapertura gradual, debemos repensar/validar el modelo de negocio con la expectativa de recuperar ingresos.

Es altamente probable que el trabajo remoto se mantendrá a futuro y debemos ser cuidadosos en determinar quiénes pueden trabajar de esta forma y quiénes deben regresar presencialmente a las operaciones del día a día. Es obvio que las empresas han tenido ahorros importantes como resultado de este manejo remoto y tecnológico.

Ha llegado el momento de aceptar que la transformación digital no es un lujo sino una oportunidad/necesidad que tienen las empresas para ser competitivas y exitosas en la nueva normalidad.

La tecnología nos ayuda con eficiencias operativas, comunicación interna y externa, un mayor nivel de productividad y genera la información que necesitamos para la toma inmediata de decisiones.

Otro tema crítico es el trabajo en equipo y sostener un alto nivel de motivación, cuidando que la cultura y el ambiente laboral no se perjudiquen. También están surgiendo nuevas competencias en las que debemos entrenar a nuestra fuerza laboral.

Al igual que nosotros, nuestros clientes están experimentando cambios profundos, y sus hábitos/comportamientos están evolucionando. Por esta razón, debemos mantener una comunicación sostenida con ellos que nos permitirá determinar cómo debemos adaptar nuestra oferta y acercarnos a ellos para facilitarles la compra y el acceso a nuestros productos y servicios.

Los conceptos de cercanía, televentas y comercio electrónico se convierten en fuentes críticas de negocios, para lo que tenemos que estar preparados.

En toda época de crisis “hay quienes lloran y quienes venden pañuelos”. Se presentarán oportunidades para mejorar nuestra capacidad competitiva y lograr éxito sostenible en el tiempo. Lo crítico es entender y aceptar que el cambio es la base de nuestra supervivencia. ¡Gracias, y cuídense mucho!.


RAMÓN ARIAS

FUNDADOR Y PRESIDENTE DE INTER-AMERICAN MANAGEMENT CONSULTANTS

rarias@iamcgroup.com