Escasez, estrategias militares, aumento o disminución de producción; cualquiera sea la causa, la fluctuación del petróleo es inevitable y, de alguna forma u otra, todos asumimos los costos.

Petróleo, su nombre proviene de “petroleum”: Petra, en griego y Oleum, en latín. También llamado “crude oil”, se conocía hace miles de años; sin embargo, su uso era básico. No fue sino hasta final del siglo XIX cuando se empezó a perfeccionar el extraordinario proceso de refinamiento y fue entonces cuando todo cambió.

Hace nueve años, empecé a trabajar en una empresa naviera multinacional de transporte de petróleo, la cantidad de producto que transportábamos era masiva; para que tengan una idea, un barco tanquero VLCC (Very Large Crude Carrier) tiene una capacidad de 2 millones de barriles de crudo por viaje.

Desde nuestros inicios en el traslado de “crude oil” nos pudimos dar cuenta de que la demanda era enorme. Con el pasar de los años, al transportar petróleo a todos los continentes del mundo, notamos un patrón de comercio; además de entender cómo este fluctúa y afecta la economía mundial.

Recuerdo otra experiencia, ocurrida en el año 2010. Estábamos a 200 millas náuticas fuera de la costa de Angola. Mientras esperábamos para cargar nuestro buque, nos llamó la atención una enorme llama ardiendo en medio del Océano Atlántico.

Era la chimenea de un barco FPSO (Floating Production and Storage Unit), que son unidades flotantes de producción y almacenaje.

En medio de aquel inmenso océano, una embarcación era capaz de perforar 1,200 metros hasta el lecho marino y aproximadamente 2,000 metros más, hasta el pozo de petróleo, además de extraer, almacenar y refinar el crudo, ¡en la medida exacta! Allí, en el medio de la nada, frente a la obra de ingeniería que teníamos ante nuestros ojos, la primera pregunta que nos vino a la cabeza fue: ¿cuánto costará extraer un barril de petróleo aquí? La logística de ese proceso era ciertamente fenomenal, pero así mismo es su precio.

En términos simples, hay dos tipos de logística en el transporte del crudo; una es la “Offshore”, o fuera de la costa, y la otra se realiza adentro, en el suelo de un lugar.

La Offshore es más costosa en cuanto a su producción, pero sus yacimientos valen la inversión. La “Inland”, o dentro del suelo de un país, varía dependiendo su complejidad, pero por lo general es de más fácil acceso.

Luego que se extrae el petróleo crudo, sin procesar, este se puede exportar vía marítima a través de terminales petroleras; luego lo tomamos y lo transportamos donde el fletador nos indique. Por lo general, trabajamos con ciertas rutas conocidas.

Luego de entregar la carga al destinatario, este por lo general la almacena en enormes tanques en tierra para luego llevarlos a refinar. De aquí saldrá como producto final los derivados del petróleo, como gasolina, diésel, asfalto, alquitrán, parafina, lubricantes y otros aceites pesados. También se usa como materia prima para fabricar materiales sintéticos.

CÓMO NOS AFECTA ESTE PROCESO
Al transitar por zonas como el Estrecho de Ormuz, en el Golfo Pérsico, es posible escuchar en la radio del barco (VHF), cómo las fuerzas armadas navales de varios países, en su mayoría potencias mundiales, patrullan las aguas.

El propósito de esto es salvaguardar el transporte seguro de las embarcaciones, en su mayoría, barcos petroleros, debido que la región es mayormente productora de petróleo.

Lograr importaciones y exportaciones seguras es un factor que incide en la regulación de los precios del petróleo, además del costo de producción y la cantidad de producto que se genere como país o entidad privada petrolera.

Cada vez que nos cuestionemos sobre el por qué los precios de los derivados de petróleo, especialmente la gasolina, son tan elevados y fluctuantes hemos de considerar todos los factores anteriores. Detrás de este combustible fósil existen obras asombrosas de ingeniería, factores logísticos y de seguridad que influyen decisivamente en su valor.

El petróleo y su precio siempre van a fluctuar, por muchos motivos: escasez, estrategias militares, aumento o disminución de producción, seguridad en su transporte entre otros factores. Las energías renovables, sostenibles y limpias son el nuevo camino; sin embargo, aún falta mucho por avanzar para que estas tomen una posición preponderante en los centros de consumo mundial.

«Nadie va más allá de una economía petrolera. No mientras haya petróleo». Dan Simmons


MARTÍN BATISTA RÍOS
CHIEF OFFICER / VLCC & SUEZMAX CRUDE OIL TANKERS
martin.batistar@gmail.com