Ejercicios y Música

 

Uno de los grandes éxitos de los gimnasios está basado en la música. Si en alguna ocasión ha ido a una clase de spinning o una clase de zumba, probablemente vea a los participantes muy animados y con energía.

Pero, se ha preguntado, ¿qué pasaría si no hubiese música? ¿Tendría el mismo ritmo y energía para practicar el ejercicio a su máximo nivel?

Un reciente estudio realizado en Estados Unidos explica que la música aporta al rendimiento.  Según indicó el departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad Tecnológica de Texas, quienes escuchan música movida, gastan más energía en su rutina de ejercicios, que quienes no lo hacen con música, de acuerdo con el sitio www.nuevamujer.com.

En la publicación recomiendan a quienes ya tomaron la decisión de practicar ejercicios, que añadan música o un playlist de Spotify, que tiene una rutina musical especializada.

Además hacer ejercicio con melodía, ayuda a que los participantes estén menos conscientes de su esfuerzo. “Tal distracción puede beneficiar el rendimiento deportivo hasta en un 15 por ciento”, añade The Guardian.

El medio destaca que además, el ritmo de la música de entrenamiento ayuda a estimular el área motora del cerebro, que hace que uno pueda crear su propio ritmo de ejercicios al correr o levantar pesas.

“Estas señales de tiempo nos ayudan a usar nuestra energía de manera más eficiente, ya que mantener un ritmo constante ayuda a nuestro cuerpo a fluctuar a lo largo de una sesión de actividad física”, explica por otro lado, el portal www.dailytrend.mx.