DESDE MARZO, MILES DE ESTUDIANTES DE PANAMÁ Y EL MUNDO TUVIERON QUE ADAPTARSE A TOMAR CLASES DE FORMA VIRTUAL, POR RADIO O TELEVISIÓN, DEBIDO A LA CRISIS MUNDIAL SANITARIA.

Quizás el concepto de educación a distancia resulte nuevo para algunos; sin embargo, es una modalidad que ya existía en nuestro país con programas del Instituto Panameño de Educación por Radio (IPER). También los panameños pueden obtener títulos de prestigiosas universidades en modo de educación a distancia.

Con la llegada de la pandemia por el coronavirus, la educación fue uno de los sectores más impactados, por lo cual las autoridades del gobierno se vieron obligadas a cerrar centros educativos públicos y privados desde el 12 de marzo, lo que afectó a 850,000 mil estudiantes del país, desde preescolar hasta educación media, que dejaron de recibir clases de forma regular.

Esta situación llevó al Gobierno al desarrollo de una estrategia que apuntara a implementar soluciones para superar los desafíos que impone la crisis sanitaria, contemplada dentro del Plan de Acción de la Estrategia del Ministerio de Educación (MEDUCA) para enfrentar el COVID-19: “La estrella de la educación no se detiene”.

CALIDAD Y DESIGUALDAD

“La educación presencial no es sustituible con la educación a distancia, deben conjugarse, y ello nos debe dejar de lección esta crisis global”, explica Melissa Wong, Representante Residente y Directora Nacional de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI).

A su criterio, en este nuevo panorama se deben reconocer las experiencias y recursos exitosos de países hermanos que se han instaurado y contextualizado a la realidad nacional. “Deberemos garantizar que nuestros estudiantes y docentes cuenten con las herramientas tecnológicas necesarias y la conectividad para hacerle frente a la modalidad de educación a distancia”.

Wong reconoce que la desigualdad en el acceso persiste, por lo cual “es importante determinar que la educación a distancia es la respuesta ante situaciones excepcionales con confinamiento, es imperante atender cada una de estas brechas en nuestro país”. La OEI realiza diversos estudios para medir el impacto de la pandemia en educación, ciencia y cultura a nivel de Iberoamérica.

MÉTODO VIRTUAL

La Ing. Marla Morales, de la casa de estudios Las huellas de mi abuelo, dicta tutorías hace varios años. Con la llegada de la pandemia se reinventó y ahora da clases virtuales. “Al igual que en la educación presencial, hay casos que se adaptan muy bien y otros no han logrado hacerlo en su totalidad por diferentes motivos, algunos técnicos y otros psicológicos (efecto colateral de la cuarentena)”.

La educadora ha tenido estudiantes que ahora con el método virtual sobresalen en sus calificaciones, cuando en las clases presenciales les costaba un poco más, y otros que eran muy buenos en sus clases regulares ahora han bajado su rendimiento.

“Estamos en el proceso de adaptación y debemos considerar que las condiciones han cambiado para todos”. Su principal recomendación a los padres es que apoyen a sus hijos en este periodo, así como establecer normas y controles. “La educación ya no es ni será la misma”.

La pandemia ha visibilizado lo positivo que es para nuestro sistema la descentralización en la toma de decisiones y el empoderamiento de los directores de los colegios y docentes.

Melissa Wong, Representante Residente y Directora Nacional de la OEI.

ESPECIALES  | EDUCACIÓN A DISTANCIA