La economía naranja ocupa el 6% del PIB de nuestro país, casi el triple de lo que da el Canal de Panamá, y genera más de 50,000 empleos. Además, se ha convertido en fuente de crecimiento económico y empleos. El cine es uno de sus pilares más importantes.

Según Felipe Buitrago Restrepo, economista y autor del estudio “La economía naranja. Una oportunidad infinita”, se define como: “El conjunto de actividades que de manera encadenada permiten que las ideas se transformen en bienes y servicios culturales, cuyo valor está determinado por su contenido de propiedad intelectual.

El universo naranja está compuesto por: la economía cultural y las industrias creativas, en cuya intersección se encuentran las industrias culturales convencionales; y las áreas de soporte para la creatividad.

Para Néstor González, Exministro de Comercio e Industrias (MICI), los impactos de este sector al crecimiento del país son transversales. No solamente aportan al crecimiento económico, a través de las actividades culturales, artísticas, musicales, audiovisuales o artesanales, entre muchas otras, sino también alcanzan otras dimensiones no comerciales que van desde la transferencia de conocimiento y la construcción/reafirmación de identidad.

Organismos internacionales como Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI), estiman que estas crecen tres veces la tasa de los demás sectores económicos, poseen un potencial importante en la generación de empleos bien remunerados.

“Aquellas actividades que definimos como industrias creativas, son las que dinamizan lo que se ha denominado economía naranja, que son aquellos sectores en los que el valor de los bienes y servicios se fundamentan en la propiedad intelectual; es por ello que coincido con lo expresado por los expertos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Felipe Buitrago e Iván Duque (actual presidente de Colombia), en el libro que publicaron en el año 2013 y”, expresa.

Según el MICI, en Panamá, no se dispone de una cuenta satélite perse (como otros sectores productivos como la agricultura y los servicios) para determinar con precisión los ingresos que generan las industrias creativas.

Sin embargo, un estudio efectuado por OMPI, difundido en el 2016, reveló que la industria cultural y creativa tomando como datos de referencia las actividades vinculadas a la propiedad intelectual- generaron 58,142 empleos y aportaron el 6.3% del Producto Interno Bruto, lo que supera incluso los aportes del Canal de Panamá.

A través de su Dirección de Derecho de Autor del MICI, en la que se registran las obras resultado de la creación intelectual, se ha mantenido un movimiento dinámico en la inscripción de obras, con unas 619 obras registradas en el año 2016, 999 en o 2017, y 781 en 2018, en su mayoría composiciones literarias.

Su crecimiento en los próximos años es indudable y en este desarrollo resultan claves las iniciativas que desde otros sectores se están llevando a cabo en estos momentos, en la forma de alianzas público privadas, tal como lo es el Clúster de Industrias Creativas, lanzado hace menos de un año por la Ciudad del Saber, con la participación de la Cámara de Comercio Industrias y Agricultura de Panamá, BID y MICI, entre otros asociados, en el que se convergen lo público y privado, junto a los actores del quehacer cultural y creativo del país, con el fin de incrementar la visibilidad de esta industria, impulsar su productividad, competitividad y potenciar la innovación.

ESPECIALES  | La economía naranja

En plena transformación digital surgen nuevas oportunidades, gracias a la aparición de tecnologías disruptivas, como las plataformas de contenido audiovisual como Netflix, HBO o Amazon Video, las cuales basadas en la economía creativa e Internet generan millones de euros cada año.

SIMBIOSIS ENTRE ECONOMÍA Y CREATIVIDAD
Los eventos dedicados al cine demuestran que la creatividad también es una manera de colaborar con las finanzas nacionales. Y el séptimo arte es uno de ellos. El Festival Internacional del Cine en Panamá (IFF Panamá) es un motor que año tras año eleva el interés de la sociedad nacional e internacional.

Este 2019 más de 120 invitados internacionales se hicieron presentes durante una semana, entre ellos destacaron: Yalitza Aparicio, ganadora del Premio Óscar a la Mejor Actriz; Edward James Olmos, actor y director estadounidense y Rodrigo Santoro, actor de cine y televisión.

En palabras de la Directora Ejecutiva del IFF Panamá 2019, Pituka Ortega, “el cine lo damos por sentado. Ni siquiera pensamos cuánto hay mucho de este en nuestro diario”.

Y es que desde la entrada en vigencia de la Ley 16 de 2012, que creó el régimen especial de la industria cinematográfica y audiovisual en Panamá, se han ido desarrollando acciones concretas para dinamizarla.

ESPECIALES  | La economía naranja

Fashion Week se convirtió en una plataforma de promoción para los diseñadores de moda locales.

Por ejemplo, solamente entre 2015 al 2018, se han realizado en Panamá más de 200 producciones audiovisuales, en su mayoría internacionales, como largometrajes, documentales, videos musicales, reality shows, comerciales y shows de televisión.

“Estas producciones han dejado una inversión en nuestro país de $23.3 millones, adicional a las plazas de empleo que han generado y los servicios que han utilizado, pero quizás la contribución más significativa, ha sido ese intercambio de experiencias y conocimientos entre los profesionales panameños y el talento extranjero”, enfatiza el exministro.

Adicional a una fuerte inversión en la capacitación del capital humano, de manera directa el MICI, a través de la Dirección de Cine (DICINE), apoyan de forma decisiva esta industria, por medio del Concurso Fondo Cine, el evento anual más esperado por los cineastas y realizadores panameños, que han encontrado en esta iniciativa el impulso necesario para que sus proyectos se concreten y lleguen a las salas de cine nacionales, que hayan traspasado fronteras e incluso participando en festivales internacionales.

Entre los años 2016 al 2018, han sido 38 los proyectos ganadores en las categorías guión, largometraje, documental y postproducción, siendo el aporte directo del Gobierno a través del MICI con $6.6 millones.

Del Concurso Fondo Cine, solamente en los últimos dos años, ya son 10 las producciones ganadoras que se han proyectado e incluso estrenado justamente en el IFF.

En los últimos cuatro años, las personas han mostrado más interés en el arte, se han educado e invertido en obras, apoyando especialmente a los artistas locales. “Me parece muy interesante que la gente piensa que las obras de arte son de gran importancia y piezas centrales en la decoración del hogar y oficinas.

Para mí, el arte es rentable y he tratado de incentivar que las personas se enamoren no solo del arte o las pinturas, sino que además aprendan a pintar. Actualmente siento que existe una alta demanda de obras originales y hay poca oferta, así que para mí es importante que emerjan nuevos artistas”, explica Juan Raúl Díaz Fábrega, pintor profesional y actor.

Otras de las actividades que se han estado realizando es “Luxury Avenue State of Art”, con el fin de poner el arte a disposición de la gente, llevarlo a espacios diferentes para apreciarlo. “Llevar a estos artistas a un lugar distinto que no sean las tradicionales galerías de arte y llenar el pasillo de Multiplaza con obras y espacios intervenidos por Tello Gallery, Diego Fábrega, Daniela Goldfarb, Gennaro Rodríguez, Studio Insano, Jesús Avendaño y Nathan Kiefer, fue una gran sorpresa para todos los visitantes que transitan día a día por el mall.

Los asistentes lograron conectarse con los artistas, se sintieron parte de todo este acontecimiento y lograron entender las obras y lo que hay detrás de cada proceso para llegar al resultado final”, explica Natalia Suárez de Grupo Siete.

INDUSTRIA ILIMITADA
El crecimiento de la economía naranja está fuertemente vinculado con el turismo, esto porque muchos de los productos y servicios que lo acompañan son las actividades culturales, como: música, canto y danza, así como la comercialización de artesanías, precisamente esas que generan riqueza con la propiedad intelectual como materia prima.

El sector privado panameño juega un papel protagónico en el crecimiento sostenido de este rubro, porque son ellos mismos sus principales precursores y beneficiarios. La función del gobierno es crear las condiciones para la inversión, brindando incentivos, como lo hace el MICI, en el caso del cine y las artesanías, por mencionar solo un par de ejemplos.

“Nuestro reto como país es articular los esfuerzos de todos los sectores, público y privado, y alinearnos con un objetivo en común: el crecimiento perdurable de las industrias creativas panameñas, puntualiza González.

Abner Benaim, productor, director, guionista y artista plástico panameño, explica que cada vez son más los que se involucran en actividades culturales, la gente reconoce los movimientos creativos y que la cultura, tiene un lugar en el país, y aprecian cada vez más el potencial que hay localmente para crear contenido que antes solo se importaba, y que la gran diferencia es que el hecho de hacerlo en casa tiene los sabores y los olores propios, es decir, no se pueden importar historias locales, porque no existen en otro lado.

“Si no las hacemos nosotros, no las disfrutaremos. Eso es lo que la gente está apreciando y no tiene sustituto”, enfatiza.

Cuando las películas se ven en festivales, ganan premios, o se ven en TV en otros países, lo primero que se recuerda es el país de donde vino. La gente dice: vi una película italiana, francesa, chilena, o panameña.

Esto es importantísimo, pues se dan cuenta que aquí hay cine, que hay realizadores, y además conocen un poco más del país y de su gente, de sus lugares, idiosincrasia e historias. Las películas en ese sentido tienen mucha fuerza comunican mucho más de lo que es aparente.

“He tenido muchas experiencias muy lindas donde la gente me cuenta que sienten que han conocido un poco más acerca de Panamá y que quieren ir o ya han viajado, porque se han inspirado a través de mis películas”, comenta.

También es importante mencionar otra área que cada año crece más es el Fashion Week Panama, plataforma de moda que permite el desarrollo de uno de los componentes más fuertes de la industria creativa.

Prensa Internacional como E! Entertainment, VOGUE, NTN24 son aliados importantísimos de esta plataforma centroamericana que tiene intenciones de hacer que la moda panameña y regional trascienda las fronteras de nuestra región.


ECONOMÍA NARANJA

Industrias creativas culturales en Panamá: diagnóstico del sector y relevancia económica. De acuerdo a la definición del BID, están compuestas por cuatro grupos de actividades:

1. Industrias culturales convencionales.
– Esta comprende editorial, audiovisual y fonográfica.

2. Artes y patrimonio:
– Artes visuales, escénicas y espectáculos, turismo y patrimonio inmaterial, y educación artística.

3. Creaciones funcionales, nuevos medios y software.
– Diseño, publicidad, software de contenido, moda prêt-à-porter, agencias de noticias y otros servicios de información.

4. Áreas de soporte para la creatividad.
– Investigación, desarrollo e innovación creativa y cultural.
– Educación creativa.
– Formación técnica especializada.

• Conclusiones
– Los primeros dos grupos están más orientados a la industria cultural, por lo que incluyen actividades relacionadas con la construcción del patrimonio cultural y su transmisión, por ejemplo, teatro y pintura, así como las actividades que proveen bienes y servicios basándose en los contenidos artísticos que pueden ser reproducidos o difundidos masivamente.

– El grupo de creaciones funcionales, nuevos medios y software agrupa las actividades que tradicionalmente no forman parte de las industrias culturales, pero “definen su relación con el consumidor a partir de su valor simbólico en lugar de su valor de uso”, por ejemplo, la publicidad y los videojuegos.

– Por último, el grupo de áreas de soporte para la creatividad abarca las actividades que permiten la creación y el desarrollo de las actividades creativas como: educación, linvestigación y desarrollo.

*Industrias creativas culturales en Panamá: diagnóstico del sector y relevancia económica


CONSUMO DE ENTRETENIMIENTO

Las industrias creativas se han vuelto relevantes a nivel mundial, especialmente en países más desarrollados. Y estas tendencias globales están haciendo eco en Panamá. Todavía estamos en un nivel de entendimiento y concientización, tanto los productores creativos como los economistas y analistas del mercado.

Este fenómeno es una respuesta natural a la evolución y la importancia que el entretenimiento y el arte han tomado en la vida de gran parte de la humanidad. Esto ha existido desde hace muchos siglos, pero no es hasta ahora que comenzamos a estar conscientes del valor y el peso que pueden tener en la economía local y mundial.

Hemos llegado a un punto de nuestra existencia como humanos que gozamos de suficiente tiempo y facilidad para explorar nuestra imaginación y narrativa a través de productos derivados de la creatividad.

Dos grandes catalizadores de esta industria son la globalización y la tecnología, que siguen personalizando nuestra forma de comunicarnos y entretenernos. Todavía no hemos llegado a un nivel de insudtrializacion de la creatividad, pero definitivamente hay personas y empresas que están abriendo el camino para que exista una industria sostenible en el futuro.

Es importante que se promueva más el consumo de lo local, que sean más los interesados en disfrutar lo hecho en casa, ese interés de consumir entretenimiento local va ligado a tener a la educación y aceptación de nuestra cultura. Aunque se han creado más espacios para acercar a la población e incentivar las muestras de arte y cine, estas nacen más de la pasión de sus creadores que de una oportunidad de negocio.

Muchos de estos proyectos tienen las intenciones de darle a la población una opción de entretenimiento diferente y una oportunidad educativa para aprender a cómo desarrollar sus propios proyectos cinematograficos.

Un ejemplo de estos espacios es el Microcine ANIMAL, un proyecto exhibición alternativa que tiene como objetivo principal unir a la comunidad de adeptos al cine y otorgar un espacio de exhibición para el cine independiente. Es una experiencia cinematográfica donde armamos salas de cine en espacios alternativos, en alianza con festivales locales e internacionales, la empresa privada y organizaciones culturales.

También presentamos programaciones de corta duración enfocadas en la juventud y la multiculturalidad.

Hacemos que el cine sea el plato fuerte de una experiencia artística donde conviven instalaciones, performances y actos musicales.

Debo resaltar que los beneficios para las empresas privadas y el turismo son varios entre ellos la flexibilidad para adaptarse a lo que buscan las empresas y variedad en las opciones narrativas con las que se puede presentar el producto. Considero que las industrias creativas locales ofrecen la oportunidad de tratar los productos de maneras más personalizadas.

FELIX GUARDIA

Productor/Director Audiovisual y Presidente de ANIMAL.