El dispositivo transforma los patrones neuronales que controlan el aparato fonador en sonidos, incluso en personas que han perdido el uso de esos músculos.

El objetivo final es devolver la capacidad de hablar a aquellos que la han perdido, permitir a pacientes aquejados de parálisis graves reconectar con el mundo que los rodea.

Un equipo de investigadores de la Universidad de California San Francisco (UCSF) ha conseguido acercar un poco más esta meta gracias a un dispositivo capaz de reproducir el habla a partir de las señales cerebrales provocadas por los movimientos de la mandíbula, la laringe, los labios y la lengua.

Utilizando sensores conectados directamente a la corteza cerebral y técnicas de inteligencia artificial, los científicos han podido codificar y traducir esos impulsos en palabras.

Según reseñó el portal Tynmagazine, para convertir la voluntad de hablar en acción, los investigadores trabajaron con cinco pacientes a los que se había colocado electrodos intracraneales como parte de una intervención para acabar con sus ataques de epilepsia.

Sus resultados, publicados en la revista Nature, son «convincentes» y esperanzadores.

«Podemos esperar que las personas con problemas en el habla recuperen la capacidad de expresar libremente sus pensamientos y vuelvan a conectarse con el mundo que los rodea», se lee en un comentario publicado junto con la investigación.

El equipo de la universidad norteamericana concibió un sistema en dos fases. Primero una etapa de aprendizaje, en la que los pacientes pronunciaban una serie de frases en voz alta, para registrar e identificar las señales neuronales asociadas a cada sonido. Después, una red neuronal artificial y un sintetizador permitieron recorrer el camino inverso: los participantes transmitieron sus impulsos a la máquina y ésta les puso voz gracias a un sintetizador.