La dieta cetogénica se ha hecho muy popular por ser una manera muy fácil y eficaz de perder peso sin pasar hambre ni sufrir efecto rebote.

Para poder seguirla, se debe eliminar todos los alimentos ricos en carbohidratos como pan y arroz, aumentando principalmente el consumo de alimentos ricos en grasas y manteniendo también una buena cantidad de proteínas en la alimentación.

Esta dieta funciona para bajar de peso porque el organismo utiliza su propia grasa como fuente de energía en vez de los carbohidratos que provienen de la alimentación. 

Es importante que si desea realizar esta dieta consulte un nutricionista para que lo oriente y evalúe su condición de salud, ya que no todas las personas pueden realizarla, y elabore un plan nutricional individualizado según sus necesidades. 

ESPECIALES LIFESTYLE SALUD  | Dieta cetogénica, una opción efectiva para adelgazar

CÓMO FUNCIONA

La dieta cetogénica consiste en una reducción drástica de carbohidratos en la alimentación, que participarán apenas de 10 a 15% e las calorías diarias. Para compensar esta reducción se debe tener un gran aumento en el consumo de grasas representada por alimentos como aguacate, coco, semillas, crema de leche, aceite de oliva, almendras, castañas, nueces y almendras. 

Además de esto, la cantidad de proteína también debe aumentarse hasta constituir alrededor del 30% de la alimentación, siendo necesario comer carne, pollo o pescado en el almuerzo y en le cena, e incluir huevo y quesos en las meriendas. 

 

ALIMENTOS

Las fuentes más saludables de grasa son la mantequilla, aguacate, aceite de coco y aceite de oliva. También son recomendables los frutos secos.

Se pueden consumir vegetales con bajo contenido en carbohidratos, sobretodo hojas y brotes como la espinaca, lechuga, brócoli y col.

Mientras que a  nivel de proteína se recomienda la ingesta de alimentos que también sean ricos en grasas sanas como la sardina y pescado azul, atún y salmón.