El K2-18b, bautizado así por la NASA en 2015 es un exoplaneta ubicado a 111 años luz, también conocido como Supertierra, gracias a su tamaño, ocho veces mayor al de la Tierra. Recientemente se conoció que este cuerpo celeste, podría albergar vida más allá de nuestro Sistema Solar.

Científicos de la University College London descubrieron la existencia de un vapor de agua en la atmósfera del K2-18b, lo que lo convierte en una opción favorable para que desarrollar vida o, en todo caso, para que ya exista vida en él.

La investigación está recogida en el diario científico Nature Astronomy y también las palabras de su autora, Giovanna Tinetti:  «Esta es la primera vez que detectamos agua en un planeta ubicado en una zona habitable donde la temperatura es potencialmente compatible con la presencia de vida. Por ahora, el único planeta que conocemos que alberga vida es la Tierra. Pero esto no quiere decir que para ser habitable, un planeta deba ser a la fuerza exactamente como esta».

Cabe destacar que los científicos no esperaban encontrar agua en este planeta y lo anterior no indica que reemplace a la tierra, como planeta habitable. En este caso, el término “habitable” significa que la temperatura de la superficie de este exoplaneta es lo suficiente moderada para que exista agua líquida.

 Más sobre el superplaneta

K2-18b se encuentra ubicado a  1,000 billones de kilómetros desde la Tierra, por lo que es imposible llegar a él y el único contacto que poseen de momento los científicos es a través de telescopios espaciales de largo alcance, que aún están siendo desarrollados.

Este “nuevo” planeta posee una temperatura entre cero y 40 °C, lo que supone que pueda también producir agua líquida.

Fue descubierto por la nave espacial Kepler, de la NASA. En el futuro se espera que otras misiones, como la llamada Tess, encuentren muchos más en los años venideros.