UNA DE LAS MEJORES ARMAS DE PREVENCIÓN EN CONTRA DEL COVID-19 ES RETOMAR LAS CITAS DE CONTROL DE ENFERMEDADES CRÓNICAS MORTALES.

Tras poco más de un año del descubrimiento del COVID-19, sabemos que los síntomas más frecuentes son la fiebre, la tos seca y el cansancio.

Otras señales menos comunes que afectan a algunos pacientes son los dolores y molestias, la congestión nasal, el dolor de cabeza, la conjuntivitis, el dolor de garganta, la diarrea, la pérdida del gusto o el olfato y las erupciones cutáneas o cambios de color en los dedos de las manos o los pies. Estos síntomas suelen ser leves y comienzan gradualmente. Algunas de las personas infectadas solo presentan síntomas levísimos.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la mayoría de las personas (alrededor del 80%) se recuperan de la enfermedad sin necesidad de tratamiento hospitalario.

«Alrededor de una de cada cinco personas que contraen la COVID-19 acaba presentando un cuadro grave y experimenta dificultades para respirar. Sin embargo, para las personas mayores y las que padecen afecciones médicas previas como hipertensión arterial, problemas cardiacos o pulmonares, diabetes o cáncer tienen más probabilidades de presentar cuadros graves».

No obstante, cualquier persona puede contraer la COVID-19 y caer gravemente enferma. Las personas de cualquier edad que tengan fiebre o tos y respiren con dificultad, sientan dolor u opresión en el pecho o tengan dificultades para hablar o moverse deben solicitar atención médica inmediatamente.

Si es posible, se recomienda llamar primero al profesional sanitario o centro médico para que estos remitan al paciente al establecimiento sanitario adecuado.

RETOMAR LAS CITAS

El Dr. Daniel Pichel, médico cardiólogo del Hospital Paitilla, advirtió de la importancia de retomar las citas de control de cardiología en medio del temor al contagio de COVID-19. También explicó los daños y complicaciones que provoca el COVID-19 en el corazón, haciendo vulnerables a los pacientes cardíacos en medio de la pandemia.

Pichel aseguró que las enfermedades cardiovasculares y derrames siguen siendo la principal causa de muerte. “Aun en medio de la pandemia de COVID-19, hay más muertes por enfermedades cardiovasculares y derrames que por COVID-19”.

“Las personas en sus casas están asustadas por la cantidad de muertes por este virus. Como consecuencia, han descuidado sus citas de control de enfermedades crónicas por miedo al contagio del COVID-19. Olvidan que también las enfermedades crónicas son mortales, que continúan afectando el cuerpo, y si dejan de asistir a sus citas, esto rebotará en unos meses o años”.

“Los pacientes cardiovasculares que dejaron de asistir a sus citas de control por miedo al contagio tienen más probabilidades de descompensarse y de tener problemas. Por ejemplo, si se trata de un paciente cardiaco que requiere un seguimiento cada dos o tres meses para revisión de insuficiencia cardiaca, o una condición cardiaca severa potencialmente mortal y no acude a sus controles, presentará complicaciones pronto. Y si se trata de un paciente hipertenso que no asiste a su control y no se le ha estado monitoreando la presión en meses, si necesitaba un cambio en sus medicamentos, no se le realizó, porque no se le había detectado”.

PREVENCIÓN

Según el médico se estima que, el 15% de los enfermos de COVID-19 presentarán una respuesta inflamatoria muy severa, mediada por sustancias que se liberan, la activación de conformación de coágulos en diferentes lugares del cuerpo y termina afectando todo el sistema en diversos órganos al mismo tiempo o produciendo fallas multiorgánicas, esto se conoce como enfermedad sistémica. Además, el COVID-19 termina afectando el corazón y todo el aparato cardiovascular, el aparato pulmonar, el sistema hematológico, el sistema nervioso, el hígado y los riñones.

El Dr. Pichel concluyó que la mejor herramienta para prevenir complicaciones cardiovasculares en medio de la pandemia de COVID-19 es retomar las visitas regulares con su médico de cabecera al mismo tiempo que tomar las medidas preventivas del virus.


EL CORAZÓN Y EL CORONAVIRUS

• El COVID-19 provoca incidencia de infarto, arritmias, y complicaciones cardiovasculares en general.

• El COVID-19 también puede provocar una infección en el corazón llamado miocarditis que consiste en la inflamación del músculo cardíaco (miocardio), según autopsias realizadas en Estados Unidos e Italia.