Receta perfecta

Hace cinco años, su hija se incorporó al negocio trayendo una visión fresca y renovada que vino a impulsar y hacer crecer más la empresa, como parte del equipo que desarrolló el concepto de Cuquita Cookita. Aunque creció entre libros, filmaciones y los trajines de la cocina, sus estudios como diseñadora de interiores, distan mucho del arte culinario. Sin embargo, hoy se ha convertido en un ingrediente innovador y distintivo que llegó a elevar el buen gusto del negocio. Ana Laura admira la forma de trabajar de su mamá y Cuquita reconoce que su hija afronta con más tranquilidad las situaciones difíciles y que está delegando en ella más responsabilidades, lo cual ha impulsado a su hija a cursar un MBA en Administración, y así poder continuar el sueño de ambas.

ESPECIALES  | Cuquita Arias de Calvo y Ana Laura Calvo