Hola amigos.

Con mucha frecuencia yo utilizo la frase “tener la persona correcta en el puesto correcto”, con el único objetivo de remover la mediocridad en la organización. 

Toda función tiene responsabilidades específicas que requieren un perfil y competencias puntuales para poder ser descargadas de forma eficaz y generen un valor tangible.

Con mucha frecuencia, tenemos personas en puestos clave que sencillamente no atienden ese perfil, creando una brecha que resulta en mediocridad. La principal meta es remover esa brecha para que se generen los mejores resultados y superemos las expectativas de los accionistas.

En el artículo de hoy quiero hablarles de ciertas características o cualidades que la experiencia me ha demostrado son críticas para tener la persona que más se acerque a las necesidades del puesto.

Nos manejamos mucho con el olfato, pero este tiene sus limitantes y los desafíos que los colaboradores enfrentan requieren diferentes fortalezas y características. Por esta razón, espero que pueda ayudarlos a entender y articular lo que su equipo de apoyo requiere.

La matriz que sigue los puede guiar en ese sentido.

CUALIDAD

1- Competencia: tiene la capacidad técnica y experiencia necesaria para hacer su trabajo de forma eficaz.

2- Confiabilidad: puede confiar en esta persona por su nivel de honestidad, integridad y responsabilidad para cumplir con sus compromisos.

3- Energía: añade la actitud correcta al puesto, es apasionado hacia el logro de resultados.

4- Relaciones interpersonales: tiene la capacidad de llevarse bien con los miembros del equipo y apoya la integración y colaboración en todo momento.

5- Enfoque: establece prioridades claras y no las pierde de vista; no se dispersa en varias direcciones al mismo tiempo.

6- Criterio: tiene sentido común y empresarial, especialmente cuando actúa bajo presión o cuando hay que hacer sacrificios por el bien de la organización.

Normalmente la cualidad que mayor peso tiene es la de confiabilidad y eso se debe a que tiene mucho que ver con el carácter de la persona y esto no es algo que se puede fortalecer o desarrollar en el tiempo, más bien es un comportamiento natural en una persona con valores y principios éticos.

Es precisamente en esta área de confiabilidad donde se incorporan dos elementos críticos a cualquier relación exitosa, el respeto y la confianza.

Muchas veces les sugiero a los líderes de nuestros clientes que anoten los nombres de las personas que se reportan a ellos y se pregunten si los respetan y si confían en ellos; si obtenemos un no en algún momento, esa persona debe ser removida del equipo gerencial.

A veces pensamos que podemos ayudar a nuestros ejecutivos a mejorar su capacidad de enfoque y energía y por eso estas dos cualidades a veces obtienen un menor puntaje.

Sin embargo, si no hay una energía positiva y un alto grado de entrega y compromiso en el trabajo, o si no tiene una cultura de enfoque y disciplina, es muy difícil que estas características puedan mejorarse quizás, pero no desarrollarse.

Pienso que les irá bien con esta sencilla matriz para la búsqueda del mejor talento, ya que mi intención es que se rodeen de los mejores.

Saludos y hasta la próxima.

«El objetivo de toda compañía debe ser disminuir la brecha que conduce al éxito».


RAMÓN ARIAS

Fundador y Presidente de Inter-American Management Consultants

rarias@iamcgroup.com