En los últimos años, disponer de un sistema efectivo para conocer todos los elementos que intervienen en la elaboración de un producto y todas las fases por las que pasa, se ha convertido en un elemento esencial

Ahora más que nunca, hay una considerable demanda por parte de consumidores, proveedores, ONG, compradores y gobiernos, por saber más acerca de los productos que adquieren. Por lo general, preguntan cosas como dónde son fabricados los productos, si son orgánicos o de comercio justo y de dónde se seleccionan las materias primas.

Para responder estas preguntas, empresas como nosotros invertimos fuertemente en facilitar la trazabilidad, que no es lo mismo que el rastreo (tracking). 

Cuando hablamos de rastreo, significa simplemente monitorear la ubicación de un producto, dónde ha estado, a que temperatura está y cuándo llegará a su destino.

Este seguimiento cubre exclusivamente un requisito de calidad; y esto le permite a usted conocer qué compañías producen cada producto en su cadena de suministro, cómo se transforma el producto, cómo se desempeñan los proveedores y cuál es el origen del cargamento en particular.

Sin embargo, con el incremento de clientes en busca de transparencia y enfrentando regulaciones cada vez más estrictas, la demanda por sistemas de trazabilidad mas robustos se ha incrementado abruptamente.

Si hay industrias en donde este tipo de procedimiento juega un rol importante y hasta crítico en su cadena de suministro, son la alimenticia y la farmacéutica.

Ya no es suficiente un simple sistema de tracking, es la trazabilidad lo que proporciona información vital y más fuerte, tal y como pueden ser las fechas de vencimiento, los números de lote, los datos de fábrica de origen y procesamiento de la materia prima, e inclusive detalles de envío de todo lo antes mencionado.

En el caso de nuestros clientes farmacéuticos, la aplicación de sistemas RFID (Radio Frecuency Identification) reduce los riesgos de piratería, desperdicios, merma, al igual que muchos otros costos relacionados al almacenaje, distribución y transporte.

Esto se debe a que los RFID tags son muy asertivos y casi a prueba de errores. Para la industria farmacéutica, en los hospitales para aumentar la seguridad a sus pacientes.

Es por ello que para estos casos, la trazabilidad elimina la posibilidad de adulteración y el contrabando de medicamentos, generando más confianza entre cada eslabón de la cadena. 

Debido a la gran demanda, hemos implementado sistemas de trazabilidad en nuestras operaciones y con ello, hemos notado mayor nivel de conciencia en nuestros proveedores con respecto al cumplimiento de estándares y requisitos, además de su agrado con la capacidad de reportar mediante diversas tecnologías el estado de los productos y despachos de forma mas independiente.

Al final, el RFID se trata de un revolucionario sistema de identificación inalámbrica que es más que un simple reemplazo para los códigos de barra.

Este sistema elimina errores y asegura que los productos estén en el lugar indicado. Toda la información de stock está en tiempo real, y es precisa.

El RFID asegura la optimización de estos niveles de stock para satisfacer así la demanda del consumidor. En caso de un error o irregularidad, puede ser detectada y resuelta de manera inmediata a través de este sistema de trazabilidad. 

Entonces, entendiendo todos los beneficios ¿cómo relacionamos toda esta tecnología y la introducimos en nuestras operaciones?

La mejor forma de integrar todo; sistemas de trazabilidad, IoT (Internet of Things), y tecnologías de almacenamiento y monitoreo es a través de Blockchain, una estructura que nos proporciona un procesamiento del flujo de trabajo automatizado, con un punto de comando centralizado.

Nosotros no creemos que el Blockchain sea solo un boom publicitario. Sabemos que, aunque hay mucha confusión al respecto, este sistema es una herramienta muy importante y puede solventar muchos temas de asertividad y credibilidad.  

Es entonces una herramienta para hacer las cadenas de suministro mucho más efectivas reduciendo además ineficiencias, y proporcionando mayor seguridad, más validaciones, más transparencia para el cliente, y nos provee la capacidad de aprovechar la información para mejorar los costos.


«La demanda por sistemas de trazabilidad más robustos se ha incrementado abruptamente».
DANIEL ABREGO
CEO de Intercontinental Logistics Corp.