Un sensor inalámbrico adhesivo es la nueva herramienta científica para rastrear señales fisiológicas que indiquen peligro. Creado por un grupo de ingenieros de Stanford, BodyNettiene una cualidad única: su la capacidad que le da a los usuarios de estirar o contraer la zona donde se aloja, sin que esto suponga un fallo en la transmisión de información.

Primero será usado en pacientes con problemas cardiacos o trastornos de sueño, recopilando información que pueda servir para mejorar su calidad de vida y luego, estará al alcance de todos aquellos usuarios que deseen monitorear sus estadísticas vitales.

Pese al gran avance que representa, este dispositivo funciona de manera simple, es similar a las tarjetas de identificación que operan por radiofrecuencia, pero a diferencia de estas, el artilugio está bajo la ropa de su portador y desde este punto toma lecturas de la piel y las devuelve al receptor.

Según un artículo publicado en NatureElectronics, el catedrático en ingeniería química ZhenanBao, del laboratorio responsable de BodyNet, considera que está tecnología podrá ser utilizada en un futuro para monitorear a pacientes con afecciones cardiacas o aquellos que padezcan trastornos del sueño.

“Creemos que algún día será posible crear una matriz de sensores de piel de cuerpo completo para recopilar datos fisiológicos sin interferir con el comportamiento normal de una persona”, afirmó Bao a la citada publicación especializada.

Ante la interrogante de cómo será transmitida la información desde el mecanismo adhesivo al usuario, los investigadores incluyeron un mecanismo de Bluetooh. Este va a permitir cargar los datos del sensor y enviar los datos al portador, a través de su teléfono, computadora o el dispositivo de almacenamiento que elija.

En el futuro, se espera que este dispositivo no solo esté disponible como adhesivo, sino que también pueda ser incorporado a la indumentaria, para ofrecer una lectura más completa que la de un smartwatch convencional.