La retención de líquidos es la consecuencia de la acumulación de agua en los tejidos de nuestro cuerpo, que se produce cuando existe un desequilibrio entre las fuerzas que regulan el paso de los líquidos de una zona a otra.

En términos generales, consiste en un hinchazón que se presenta en diferentes partes del cuerpo como el tobillo, los brazos, las piernas, el abdomen y muñecas.

Son varias las causas por las que una persona tiende a retener líquidos. Lo más frecuente es que se dé únicamente en las piernas y suele deberse a una simple cuestión de gravedad. Allí, la circulación necesita más fuerza para funcionar bien y, cuando se da un mínimo desajuste como pasar muchas horas sentado o de pie, puede provocar la retención.

Durante el  embarazo es bastante común, ya que la mujer está pasando por un cambio hormonal , se manifiesta sobre todo,  en los tobillos y en los pies. Si se presenta de manera exagerada, es aconsejable consultarlo con el médico.

Expertos en la salud recomiendan mantener un estilo de alimentación saludable para minimizar el riesgo de padecer el riesgo de retener líquido, o eliminarlo por completo. Esto aunado a la práctica de ejercicio físico

Por ejemplo, es aconsejable consumir alimentos diuréticos. Las propiedades diuréticas de algunos alimentos ayudarán a la depuración del organismo y a bajar de peso. Muchas veces lo que se cree que son kilos de más, se trata de líquidos en exceso retenidos. Entre estos está la sandía, el vinagre de manzana, té verde, naranja y alcachofa.

El magnesio también ayuda a eliminar el exceso de líquidos. Además, favorece la prevención de problemas cardíacos y la regulación de la insulina en el organismo. Además, es  bueno para el cuidado de los huesos, para el cuidado de las migrañas y para reducir el riesgo de la aparición de ciertas enfermedades como la diabetes tipo II.

Un dato clave es elevar las piernas varias veces al día, ya que  mejorará el aspecto de los tobillos hinchados. Se deben colocar los pies por encima de las rodillas y estas últimas por encima de las caderas, es decir, que entre los pies y la cadera debe formarse un ángulo agudo.