La tecnología invadió nuestro ambiente laboral y ha creado oportunidades de colaboración que no serian posible sin el aporte de esta.

La nueva modalidad de trabajar no requiere que estemos todos en el mismo lugar, piso u oficina para que el trabajo fluya. Mediante avances tecnológicos, ahora podemos trabajar desde polos opuestos del mundo y es como si estuviéramos todos uno al lado del otro.

Entre estos podemos mencionar los medios de comunicación como video conferencias, compartir pantallas vía web, VPN (Virtual Private Network), hasta el compartir documentos en la nube y estar inclu-yendo información simultánea desde diferentes partes del mundo ininterrumpidamente.

Es increíble como las distancias se han acortado y se ha acelerado la velocidad de ejecución de cualquier tarea, gracias a estas innovaciones y han empujado colaboraciones que al final producen mejores resultados. También los costos de comunicación se han reducido significativamente ayudando a que el trabajo a distancia se pueda realizar.

Hace pocos años, una llamada de larga distancia costaba un platal y una conexión a internet era bastante complicada de obtener y si la conseguías era extremadamente lenta, comparándola con lo que tenemos hoy.

Hace un par de años, el correo electrónico era una de las herramientas más poderosas en el ámbito laboral, ya que te permite crear grupos de temas, donde copiabas a todas las personas interesadas y podías dejar rastros de información para que todos pudieran seguir el hilo de ésta y regresar a consultarla en caso de ser necesario.

Creo que la mayoría saben el valor del correo y cómo se usa, pero aún hoy sigue siendo valioso su aporte, aunque pasó a ser un complemento, ya que deben ser bien redactados porque sino pueden ser malinterpretados y causar más daño que beneficio.

Recientemente llegó WhatsApp y paso rápidamente a ser una de las herramientas esenciales para cualquier trabajo, aunque a veces no se usa de la manera correcta, si se logra usar bien es extremadamente valioso.

Se que no a todos les gustan los famosos grupos de WhatsApp, pero son un mal muy necesario. Mediante esta herramienta se pueden mandar fotos, textos, voice notes, documentos, contactos, y cualquier otra cosa que se te ocurra. Adicional es rápido, eficiente, estable y accesible, ya que es gratis y casi todo el mundo lo tiene.

Ahora, no sé si sabías, puedes crear grupos de hasta 243 personas en las que puedes programar para que solo los administradores del grupo puedan hablar, es ideal para grandes grupos donde lo que quieres es compartir información.

Esta plataforma también está lanzando otra herramienta, la cual es WhatsApp Business que permite que empresas creen un número para utilizarlo como centro de atención al cliente, el cual está creciendo rápidamente.

Colaboradores remotos o tercerización digital son otras modalidades que ha cambiado la estructura clásica de las empresas.

Estas son personas que no están físicamente en tu empresa, pero que pueden hacer trabajos o proyectos sin la necesidad de estar en planilla y puede estar en cualquier parte del mundo. Por ejemplo, para crear un App, puedes contratar una persona en Estados Unidos para que se encargue de la parte gráfica de la aplicación y contratamos a alguien en India para su desarrollo.

Inclusive hay páginas web o aplicaciones que son como páginas amarillas para recursos, en donde puedes ver clientes, trabajos, biografía y referencias de personas que han trabajado con la persona anteriormente, donde puedes contratar directamente aquí y laborar vía remota.

Un ejemplo sería una página llamada Fiverr. Esta modalidad se está haciendo cada vez más accesible y usual en el entorno laboral y debemos adaptar nuestras estructuras para apoyarnos en estas herramientas, ya que al final nos permitirán obtener el mejor resultado posible.

A medida que la tecnología avanza nos debe ayudar a que nuestro trabajo sea más fácil y fluido. Aunque personalmente soy enemigo de las videollamadas, por ejemplo, entiendo el gran aporte que crean dentro del ámbito laboral.

Especialmente con la opción de poder compartir la pantalla de trabajo mediante diferentes herramientas, para que todos los miembros de la reunión puedan seguir el hilo de la conversación.

«Con una computadora y un celular a mano, podemos hacer nuestro trabajo desde cualquier parte del mundo y esto hoy en día es una realidad».


CARLOS J. CHAMORRO
Instagram: @i_chamo
Facebook: facebook.com/cjchamorro