El coaching personal, un viaje al paraíso interior

EL COACHING PERMITE SALIR DEL CÍRCULO DE CONFIANZA Y SEGURIDAD PARA ADENTRARSE EN NUEVOS CAMINOS NO EXPLORADOS Y DISEÑAR NUESTRO PROPIO FUTURO DE ACUERDO A NUESTROS OBJETIVOS. PARA LOGRARLO, SE REQUIERE NUESTRA COLABORACIÓN Y VOLUNTAD.

A nadie le gusta recibir consejos ni críticas, ni que le digan lo que tiene que hacer para arreglar su vida. Es preferible que uno mismo encuentre sus oportunidades de mejora y deduzca sus propias soluciones y retos. Sin embargo, por la velocidad con que vivimos o porque no hemos tenido la oportunidad de verbalizar las soluciones, no mejoramos como quisiéramos. Ahí entra el proceso de coaching personal.

Es un proceso de aprendizaje orientado a activar, mediante preguntas, la sabiduría que está presente en el interior de toda persona para incrementar su efectividad y lograr objetivos claramente delineados. Ayuda a pasar de una situación actual a otra deseada, generando alternativas de actuación, desafiando creencias limitantes y obstáculos. Por ejemplo: un ama de casa que quiere volver a trabajar, un universitario que quiere iniciarse en el mundo laboral, un soltero que quiere encontrar pareja, alguien que quiere adelgazar, un ejecutivo que quiere mejorar su productividad o el rendimiento de su equipo, un empresario que desea aumentar las ventas. En fin, es un proceso que permite descubrir nuevas opciones y que te des cuenta de tus  fortalezas y limitaciones, que descubras qué quieres, qué temes, qué te motiva y qué te frena. 

No son simplemente conversaciones eficientes. Cada reunión entre el coach y el cliente tiene que estar dentro de un marco programático, con objetivos claros, herramientas científicas y profesionales de probada efectividad y dentro de un proceso estructurado.

El trabajo de un coach consiste en señalar el camino y marcar las pautas, ya que en esta disciplina el experto es el cliente.

El no es terapeuta, psicólogo, psiquiatra ni consejero, es un guía que destapa las barreras que obstruyen el aprendizaje revelador: las creencias, las percepciones, las subjetividades, los dictámenes recibidos, los permisos restringidos, las correcciones negativas, los prejuicios, lo habitual… y tantas barreras recogidas en nuestra experiencia de vida.

Si nunca has pasado por un proceso de coaching, te recomiendo que lo hagas: puede marcar un antes y un después en tu vida. Eso sí, tómate tu tiempo para elegir uno bueno, un profesional certificado en alguna de las mejores comunidades internacionales de coaching. Hay mucha gente graduada con buenas intenciones, pero con poca experiencia, y el éxito de este proceso requiere experiencia y una metodología certificada.

Qué hacer:

Practica un autocoaching con el método GROW, creado por Graham Alexander y John Whitmore.

GROW es un acrónimo de Goal Reality Options What/Wrap up. Se estructura en cuatro fases y facilita la interacción y el desarrollo de forma organizada:

1-  Goal / meta: esta debe ser clara y concisa. ¿Qué pretendes lograr? Desde tu posición actual, ¿cuál sería el primer paso que podrías dar? ¿Qué es lo que quieres conseguir? ¿Qué estás dispuesto a abandonar por eso? ¿Por qué quieres lograr este cambio? ¿Qué problema resolverá este objetivo?

2-  Reality / realidad: entre lo que hay y lo que se quiere. ¿Cómo ves la situación? ¿En qué medida crees que la situación está en tus manos? ¿De qué recursos dispones para lograrlo? ¿Qué obstáculos prevés encontrar?

3-  Options / opciones: examina costes y beneficios, dificultades y recursos necesarios. ¿Qué opciones te aproximarán más a tu objetivo en el plazo que te has propuesto? ¿Cuáles serían las principales barreras que impidan este cambio? ¿Qué estrategia puede ayudarte a afrontar dichos obstáculos?

4-  Way (what, when, who): qué, quién y cuándo. Haz un registro claro y preciso de las acciones a tomar. ¿Cuáles serían tus primeros pasos? ¿Qué criterios utilizarás para medirlo? ¿Cuándo arrancarás? ¿Qué, cuándo y dónde lo haré? ¿Qué estrategia necesito para cumplir el plan?

En resumen, el coaching es una herramienta que produce resultados visibles y cuantificables si hay un buen coach, con una metodología apropiada, una organización comprometida y un participante abierto y dispuesto —como tú— a un cambio positivo.

«Lo importante en este mundo no es tanto dónde estamos parados, sino en qué dirección nos estamos moviendo».


Azael pitti

Presidente de Azael Pitti Training. Consultor y Conferencista.

az@recursoshumanosapt.com