Este producto, definido como «inteligente y amigable con el medio ambiente», capaz de liberar antibióticos a distintas velocidades, es el resultado de las investigaciones de un grupo de especialistas del Instituto de Investigaciones en Tecnologías Energéticas y Materiales Avanzados (IITEMA), de la Universidad Nacional de Río Cuarto (UNRC). Se prevé que en un futuro podría servir para diseñar cápsulas o parches cutáneos capaces de tratar heridas o infecciones.

Los avances fueron publicados en la revista Materials Science and Engineering: C. Según la publicación, los investigadores del IITEMA desarrollaron un hidrogel que puede responder a los cambios de temperatura, como suele ocurrir en el organismo como una respuesta a las enfermedades. El gel tiene la capacidad de contraerse y liberar su contenido como respuesta al calor; así puede regular la cantidad de antibiótico que llega sitio de acción.

“El material tiene alta versatilidad y puede liberar grandes cantidades de antibiótico en un corto tiempo o dosis más bajas en forma gradual”, afirmó al portal Todo Noticias la doctora María Lorena Gómez, del IITEMA. “Además, los medicamentos se incorporan en el material cuando se genera y conservan íntegramente sus propiedades antibióticas, simplificando el procedimiento de fabricación”, agregó a este informativo argentino.

Cabe destacar que los especialistas involucrados en la investigación probaron los geles “in vitro” y determinaron que no son tóxicos, y que los antibióticos liberados tenían el suficiente alcance para hacer frente a bacterias como el Staphylococcus aureus y Escherichia coli., que suelen ser las responsables de un buen número de infecciones En una siguiente etapa, podrían ensayar el material en animales de laboratorio, como paso previo a probarlo en humanos.

El estudio publicado por Materials Science and Engineering: C forma parte del trabajo de tesis doctoral de la química Antonela Gallastegui, becada por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, de Argentina.