El informe anual de Cisco sobre la seguridad informática para 2018, dejó claro que la tecnología solo logra bloquear el 26% de las vulneraciones de la red. Sin embargo, una combinación de tecnología fiable, procesos eficaces y personal cualificado, han demostrado ser eficaces para bloquear los ataques.   

Por ésta razón es necesario aumentar el nivel de seguridad informática por completo, ya que actualmente las empresas tardan aproximadamente 191 días en detectar una vulneración y 66 días en contenerla.

Algunas recomendaciones para optimizar la inversión en ciberseguridad son:

Pensar en la seguridad informática desde el principio
En cualquier organización, la seguridad informática debería estar presente desde el principio. Si diseñan un plan de emergencia, pueden disfrutar de todas las ventajas de las nuevas tecnologías sin comprometer la red o ralentizar el negocio.

Evitar la complejidad mediante una arquitectura integrada
El 72% de las empresas prefieren adquirir los productos de mayor renombre en lugar de aquellos que se integren mejor con las soluciones ya existentes. No obstante, es recomendable elegir la solución que se integre mejor con la infraestructura.

Mejorar los tiempos de detección y respuesta
Se debe invertir en tecnologías y procesos que ayuden a detectar y responder a los ataques informáticos en el momento en que se produzcan y la visibilidad de la red. Asimismo, la inteligencia sobre amenazas ayuda a mejorar las defensas para evitar amenazas recurrentes.

Una arquitectura integrada, donde las soluciones intercambian la información, acelera de hecho la aplicación de esta inteligencia en toda la red con la consiguiente reducción de los tiempos de respuesta.

Preparar un plan de respuesta frente a incidentes

 Todas las empresas pueden ser víctimas de vulnerabilidades en la tecnología que están utilizando, lo importante es tener un plan de respuesta ante cualquier eventualidad. Por su parte, las empresas que no adoptan ningún plan de emergencia son más propensas a tomar decisiones basadas en el pánico y sufrir consecuencias más graves.