EL CBD ES UN PRODUCTO DERIVADO DEL CANNABIS MEDICINAL, CUYO USO PARA PADECIMIENTOS COMO EPILEPSIA, CONVULSIONES, ENTRE DIFERENTES TIPOS DE DOLORES, INCLUIDO EL CÁNCER, ESTÁ CONTEMPLADO DENTRO DEL PROYECTO DE LEY 153.

ESPECIALES LIFESTYLE SALUD  | CBD una alternativa terapéutica

Más de 30 países han legalizado el uso terapéutico de extractos de la planta de cannabis (Cannabis sativa ), popularmente conocida como marihuana, y se
estima que en los próximos años otros se unan.

La planta Cannabis sativa posee una gran cantidad de sustancias llamadas cannabinoides, que son las responsables de los efectos de la misma.

Estos compuestos químicos son capaces de activar un sistema fisiológico (sistema endocannabinoide) presente en todos los mamíferos, incluyendo al ser humano.

De acuerdo con un artículo publicado por el Dr. Miguel Mayo, Exministro de Salud, los cannabinoides más comunes son: tetrahidrocannabinol (THC), que es el principal componente estimulante de la planta, que actúa como euforizante, aumenta el apetito, además es antiemético (contra los vómitos) y antiinflamatorio.

Otro cannabinoide es el CBD, que reduce el efecto psicoactivo del THC y funciona como ansiolítico, analgésico, anticonvulsivo y antiespasmódico.

El cannabinol (CBN) es psicoactivo, pero medicinalmente se emplea como sedante, anticonvulsivo, analgésico y antiinflamatorio.

TRATAMIENTOESPECIALES LIFESTYLE SALUD  | CBD una alternativa terapéuticaDra. Ericka Stahl, especialista en medicina complementaria, y Carlos Ossa, paciente bajo tratamiento de CBD, a quien le diagnosticaron esclerosis múltiple.

La Dra. Ericka Stahl apoya y recomienda el tratamiento 100%. Sin embargo, para que funcione, «tiene que haber evidencia científica, ahorita mismo hay cinco patologías comprobadas, como la esclerosis múltiple, epilepsia, neuropático (dolor neural) y para control de efectos secundarios de quimioterapia en cáncer o en HIV».

Explica que asistió a clínicas de cannabis en Colombia y pudo ver el manejo de personas con cáncer, adultos mayores con artritis, entre otros dolores, así como niños con epilepsia.

«No es una cura, pero mitiga los síntomas sin quitarles sus medicamentos y mejoran la condición. Les abre el apetito, les cambia el humor, entre otros beneficios», señala.

Reconoce que no todos los enfermos son candidatos para el tratamiento y, de serlo, debe ser practicado bajo el reglamento y prescripción médica, así como el tipo y la cantidad por administrarse.

Es una preparación líquida que no tiene nada que ver con fumar. Actualmente se utiliza por vía oral con gotas sublinguales y se están desarrollando productos transdérmicos o vaporizados.

“Lo más importante, para mí, es que las personas sepan que el cannabis medicinal no tiene nada que ver con el recreacional. Como médico, quiero que mis pacientes sean funcionales y se ajustan las dosis según la mejoría», sostiene.

USOS MEDICINALES
Carlos Ossa, chef, administrador de negocios, paciente de esclerosis múltiple y activista de la Asociación Cannábica Medicinal de Panamá (ACAPAN), es uno de los que se verá beneficiado con la legalización del producto para tratar su enfermedad.

«Fui diagnosticado hace dos años… es una noticia fuerte en la que uno como paciente trata de abrir una puerta en donde haya un abanico de opciones para ver cuál es la que mejor le puede ir».

Ossa investigó, decidió irse por la vía alternativa que conlleva el cannabis medicinal, y se fue a Estados Unidos para ser tratado. 

«He visto muy buenos resultados, no he tenido que tomar los medicamentos que tienen bastantes efectos secundarios cuando me dan mis episodios con dolencias y calambres».

Su tratamiento consiste en gotas sublinguales, preparadas en un laboratorio por profesionales en Estados Unidos.

LA ASOCIACIÓN
ACAPAN está conformada por civiles, profesionales, doctores, abogados, familiares de pacientes.

«Nos hemos puesto la tarea de promover la ley, no la escribimos, solo estamos ayudando a pulirla y dar nuestro punto de vista para hacerla más beneficiosa», afirma Ossa.

«Existe un montón de personas que no se atreven a usar los productos, o no tienen la oportunidad de salir del país… De aprobarse la ley, muchos pacientes se verían beneficiados.

Hasta el momento, la mayoría temen salir y dar la cara y muchos por su condición o enfermedad no tienen la energía ni la fuerza para salir a luchar por sus derechos.

A su criterio, Panamá está preparado y entiende la ética de dar una mejor opción a quienes necesitan este producto.

“Como paciente de CBD, el cannabis medicinal no tiene nada que ver con el uso recreacional», concluye.

LEY PANAMEÑA
El tratamiento hasta el momento no es legal. En 2018 se lanzó el Decreto 183 que permite registrar el cannabidiol y su aplicación con fines médicos en el caso específico del CBD, que es uno de los cannabinoides.

«Este derivado, que no tiene efectos alucinógenos, puede ser usado como una sustancia controlada nacional, pero no existe registro hasta el momento y si no tiene registro… no es legal».

En estos momentos se analiza el tema. El 31 de octubre de 2017, el diputado José Luis Castillo presentó ante la Asamblea Nacional (AN) el Proyecto de Ley 595.

A inicios de 2019, la Comisión de Trabajo y Salud de la AN retomó la discusión del proyecto que busca legalizar la utilización medicinal del cannabis, y que dicta medidas para regular el uso medicinal y terapéutico de esta planta y sus derivados bajo la Ley 153, aprobada en primer debate.

Según la exposición de motivos de la Asamblea, «la importancia del uso terapéutico del cannabis, conocida como marihuana, son reconocidos por sus beneficios terapéuticos, se utiliza con fines medicinales para tratar una serie de padecimientos como la epilepsia, convulsiones, diferentes tipos de dolores, incluido el cáncer, entre otros».

EN EL MUNDO
En febrero de 2019, expertos en drogas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) hicieron una recomendación a los Gobiernos de eliminar el cannabis y la resina de cannabis de la Lista IV de la Convención Única de la ONU sobre Estupefacientes, ya que habían sido incluidos en ese apartado al momento de la adopción de la Convención Única, en 1961.

La recomendación del organismo supone un avance para las investigaciones sobre el cannabis y, especialmente, acerca de su uso terapéutico.

En la actualidad, el cannabis medicinal es legal en nueve países latinoamericanos.

En Estados Unidos, a nivel federal no se ha legalizado con fines medicinales, más de la mitad de los estados han aprobado leyes que regularizan su manejo. 

En Canadá fue aprobado recientemente.


SOBRE ACAPAN

DIRECCIÓN: Calle 65 y Vía Porras, PH Vía Porras #202 San Francisco,

CORREO: informacion@acapan.com

WEB: https://acapan.com/

INSTAGRAM: @acapanpanama @cambiaysana @goma.13