MEDIR EL RIESGO PSICOSOCIAL EN LAS COMPAÑÍA ES VITAL PARA LA BUENA SALUD MENTAL DE SUS COLABORADORES, SOBRE TODO EN PLENA PANDEMIA DE CORONAVIRUS.

¿Sabía que la depresión y la ansiedad cuestan cerca de 1 billón de dólares a la economía mundial en pérdida de productividad? El portal www.globalwork.co señala que si trabajas por la satisfacción de tus empleados, “tendrán un mejor rendimiento y disposición a la hora de desempeñar sus funciones”.

Esto se traduce en un aumento de productividad y reducción del ausentismo laboral y rotación del personal. Concebir una afectación mental como un desafío y no como una debilidad impulsa a los empleados a encaminar sus fortalezas hacia objetivos de la organización. “Cuando reconocemos nuestra salud mental, nos conocemos y somos personas, empleados y líderes más auténticos”, afirma la especialista en marketing Morra Aarons-Mele en un artículo para Harvard Business Review.

ESTRATEGIA INTEGRAL

Stella Bandera, Senior Vicepresidenta de Mercer Marsh Beneficios, afirma que el bienestar “es una estrategia integral que comprende beneficios, compromiso de la fuerza laboral y cultura de la compañía, en lugar de una lista de chequeo de iniciativas”.

A su criterio, las estrategias de bienestar sólidas incluyen cuatro pilares: físico, emocional, social y financiero, “mismos que influyen en el sentido de propósito de las personas, aumentan la felicidad y promueven la salud”. En tanto, destaca que los profesionales de recursos humanos tienen una oportunidad única de reinventar cómo diseñar y proveer los planes de salud y bienestar.

“Esto no solo ayudará a las empresas a administrar mejor los riesgos de su personal, sino que también contribuirá a los objetivos sociales generales en torno a la prosperidad”. Los empleadores mencionan la mejora de la seguridad, la moral y el compromiso en el sitio de trabajo y la productividad de la fuerza laboral como los principales impulsores globales de las iniciativas de salud y bienestar.ESPECIALES LIFESTYLE SALUD  | Bienestar emocional en el trabajo

PRINCIPAL CULPABLE

Después de año y medio de la llegada del COVID-19 al mundo, es necesario reflexionar sobre el nivel de afectación psicosocial al que estamos expuestos todos, sin límites ni barreras. De acuerdo con el estudio People Risk Report, realizado por Mercer Marsh Beneficios, el agotamiento de la fuerza laboral y el deterioro de la salud mental son las dos primeras preocupaciones dentro del pilar de salud y seguridad.

“Es evidente que la salud emocional ha empeorado durante la pandemia, lo que se refleja en el aumento de casos de ansiedad y depresión, problemas de sueño y también demanda de ansiolíticos”.

¿QUÉ HACER?

La Senior Vicepresidenta de Mercer Marsh Beneficios afirma que lncertidumbre política, social y económica, el trabajo remoto, el miedo al contagio, la desconfianza, entre otros aspectos, “son los principales factores que afectan la salud mental y emocional de las personas, lo cual se ve reflejado en el plano personal-familiar y laboral”.

Por esta razón, nos comparte tres elementos clave que se deben tener en cuenta para respaldar los problemas de salud mental:

1. Utilizar los datos para comprender las necesidades de nuestros empleados: es importante que los empleadores comprendan las necesidades únicas de salud mental de su población.

2. Ofrezca valor a sus empleados: un enfoque único para la salud mental nunca ha sido óptimo.

3. Reduzca el estigma: las empresas deben dotar a los gerentes y supervisores, con las habilidades para identificar las señales de alerta temprana de estrés y problemas de salud mental.


CONSEJOS PARA TELETRABAJO

• Defina con claridad los objetivos esperados.

• Confíe en su equipo (dé seguimiento orientado a resultados).

• Establezca un esquema de comunicación (acuerde forma y frecuencia para seguimiento).

• Humanice la relación con los colaboradores (pregúntales por aspectos de su vida no relacionados con el trabajo y sus tareas).