En los últimos años, mucho se ha estudiado sobre los beneficios de las algas marinas, tanto en forma medicinal, como en aspectos de belleza y alimentación.

El consumo de algas marinas se inició en los países asiáticos pero, por su aporte energético, nutricional, sus vitaminas, minerales y aminoácidos, es adoptado por occidente.

Las algas poseen tal concentración nutritiva que en cantidades muy pequeñas aportan grandes beneficios, como proteger los huesos o depurar el organismo. En la cocina estimulan la imaginación con sus variados sabores y texturas.

Son ricas en vitaminas y mineralescontienen vitamina A, B1, B2, C, D, E y K, además de potasio, fósforo, yodo, hierro, fibra, sodio y pequeñas cantidades de proteínas vegetales. Gracias a los minerales se genera su característico sabor salado.

El contenido hierro y en vitamina C convierte a las algas en grandes aliadas en los casos de anemia. Además, estimulan el funcionamiento de la glándula tiroides y, por lo tanto, el metabolismo. Las personas con problemas de tiroides (especialmente hipertiroidismo) deberían evitar su consumo por completo.

Otra particularidad es que son extremadamente depurativas, limpian la sangre, estimulan el funcionamiento de los riñones e hígado, eliminan las toxinas y reducen la absorción de metales pesados.

Asimismo Adelgazan y disuelven concentraciones de grasa y depósitos de mucosidades creadas por exceso en el consumo de leche.

En la cocina

Las algas se venden secas, de forma que tanto su almacenamiento como uso posterior resulta muy cómodo y se pueden conservar durante períodos de tiempo muy largos con todas sus propiedades intactas.

Antes de utilizarlas hay que ponerlas en remojo durante algunos minutos en unos casos, o cocerlas durante algún tiempo en otros, dependiendo de la variedad de algas que se vaya a utilizar.

Existen varias  formas de incorporar estos deliciosos vegetales marinos a los platos, como en  ensaladas, sopas, guisos.  Potajes y patés caseros.

Solo hay que tener en cuenta que en la cocina con algas es básico usar poca cantidad, ya que son un alimento muy concentrado, tanto en nutrientes como en sabor, y cunden mucho.