Abogada, novelista incipiente, sobreviviente de cáncer. Conozca las múltiples facetas de una mujer que se ha enfrentado a los desafíos de la vida con gracia y valentía. Una dama que inspira con su ejemplo de superación frente a la adversidad, por su afición a las diversas manifestaciones de la cultura y por su donaire natural.

Bárbara Romano sale al balcón de su apartamento en el sector de Punta Pacífica y enfrenta el calor matinal.

A lo lejos se aprecia la isla de Taboga. Más cerca, las del proyecto residencial Ocean Reef.

Al frente, un muelle se adentra en las aguas de la Bahía de Panamá, a un costado del Club Unión. Bajo la atmósfera apacible de la mañana posa para las cámaras de Mundo Social.

Bárbara es una mujer espigada, de cabello castaño, facciones perfiladas, complexión de una miss.

Se prueba otro outfit y la sesión fotográfica fluye sin contratiempos, a pesar de que la abogada y comerciante de arte confiesa sentirse nerviosa. Por más de nueve años la venezolana ha hecho de Panamá su segundo hogar.

Siempre he admirado a mi abuela. Era el tipo de mujer que podía ser exitosa sin dejar de hornear galletas.

El ARTE DE LA SOBREVIVENCIA
Revisa las fotos en su celular y muestra una tomada hace unos años. La imagen de su cabeza rapada contrasta con la escena actual, con un cabello largo y sedoso que el estilista peina afanosamente.

Bárbara superó con éxito la difícil prueba del cáncer, sin mayor menoscabo en su belleza física ni en su carácter sencillo y jovial. Recuperar la “apariencia, las fuerzas, las energías” fue un proceso arduo, comenta.GENTE MUJER DE HOY  | Bárbara Romano

El diagnóstico cambió su vida, la distanció de su vigor habitual y de la cálida tierra que la había acogido. Se vio forzada a viajar a Europa para recibir tratamiento.

Fueron tres años de clínicas, de cambios físicos, de medicamentos que hacían estragos en su organismo.

“Obviamente, todo lo que fue mi vida hasta ese momento desapareció… es un proceso que no importa cuántas películas veamos o cuántos libros leamos al respecto, nunca llegamos a saber a ciencia cierta cómo es hasta que lo vivimos”, manifiesta.

En la oración encontró la paz. “Traté, dentro de lo posible, de llenarme de paz. Creo que al final del día cuando tienes paz en tu corazón, salen nuevas fuerzas y te recuperas. No solo de la enfermedad, sino de cualquier otra cosa que estés atravesando en tu existencia”.

Hoy en día, con la salud recuperada después de la operación quirúrgica, Bárbara se expresa con la sabiduría de quien sobrevive.

A las mujeres que se enfrentan al cáncer les aconseja que no tengan miedo y que mantengan una actitud positiva.

“El dolor, los cambios físicos, todo es pasajero. Luego todo vuelve y hasta para mejor, porque entonces valoras muchísimo más las oportunidades que te dan Dios y la vida”.

Destaca la importancia de que las mujeres se sometan a “chequeos completos” cada seis meses como una forma
de prevenir el cáncer de mama.

GENTE MUJER DE HOY  | Bárbara Romano

HERENCIA HUMANISTA
De niña, Bárbara conoció los museos europeos. En aquel tiempo, su madre cursaba estudios en España.

“Tomó varias clases de Historia del Arte, entonces, nos crió entre museos y, a partir de ahí, me enamoré de todas las expresiones artísticas”.

Hoy en día profesa su admiración por los artistas Anish Kapoor. Anselm Reyle y Lucio Fontana, etc.

Nunca ha cultivado las artes plásticas. 

“Mis manos no son tan ágiles como mi corazón”, expresa. Sí se ha aventurado en la literatura, entregándose al ejercicio de escribir informalmente pequeñas novelas.

Alberga el sueño de convertirse en una escritora profesional. Su idealismo la llevó a estudiar Derecho.

Lo hizo porque considera que las leyes forman parte del equilibrio necesario para el adecuado funcionamiento de una sociedad.GENTE MUJER DE HOY  | Bárbara RomanoPara ella, tener la oportunidad de luchar por la justicia, de ser parte del proceso que debe garantizar el cumplimiento de las leyes, es gratificante.

“Es parte de los valores y principios que me inculcó mi familia”, asegura. Otras cualidades que la definen son la alegría, el buen humor y la honestidad. “Soy muy honesta. Lo que ves es lo que recibes”.

LIBERACIÓN
La mañana avanza. En la pared blanca destacan frases curiosas, aforismos en inglés. Bárbara taconea por los pasillos de su apartamento. La inhibición inicial se ha esfumado.

Disfruta plenamente de la sesión de fotos. Con la seguridad ganada encarna las cualidades de la mujer de hoy.

“Está sumamente preparada, intelectualmente es muy abierta, tanto en pensamiento como en emoción… nos hemos reinventado y somos únicas, libres”.

Para ella, la libertad de la mujer empieza desde el clóset, donde no debe haber prenda que la haga sentir incómoda.

Un clóset gobernado exclusivamente por la moda individual. 


BÁRBARA ROMANO

GENTE MUJER DE HOY  | Bárbara RomanoESTUDIOS: Derecho

INTERESES: Arte moderno y literatura.

Su escritor favorito es el libanés Khalil Gibran. Su libro de cabecera es la Biblia.

OTROS: Sus pasatiempos son practicar yoga, jugar tenis y viajar.

“Hay que abrirse a nuevas culturas, comidas, lenguajes”, recomienda.