EL PROCESO DE DONAR PLASMA CONVALECIENTE ES TAN IMPORTANTE COMO EL DE DONACIÓN DE SANGRE. LOS BANCOS DE LOS DIVERSOS CENTROS HOSPITALARIOS ESTÁN AL LÍMITE.

Durante la crisis sanitaria por la pandemia del coronavirus, donar sangre y plasma convaleciente se ha vuelto imprescindible. La donación de sangre consiste en el acto voluntario y desinteresado de dar vida a través de regalar tiempo y una poca cantidad de sangre, la cual el cuerpo de una persona sana logra compensar sin mayores dificultades en poco tiempo después.

«Esta puede ser sangre completa, un volumen de 480 ml, o fracciones de esto, por medio de una máquina separadora de sangre, devolviendo al donante la fracción no colectada», afirma el Dr. Benito Arturo Castillo, Hematólogo y Jefe del Banco de Sangre Hospital Paitilla.

LIFESTYLE SALUD  | Ayudar a salvar vidas

REQUISITOS

El experto explica que para ser candidato al proceso de donar debe ser una persona saludable, sin factores de riesgo que comprometa la posibilidad de transmisión de enfermedades transmisibles por sangre, entre 18 y 65 años (pueden ser de mayor edad según analice el médico seleccionador). Además, debe superar las 110 libras, y niveles normales de conteos celulares sanguíneos.

«Deben venir bien hidratados, sin ayunas, con espacio de tiempo para esperar las pruebas y examen médico, ya que se está seleccionando donantes protegiéndolos de efectos comunes como desmayos, así como también protegiendo a los que reciban esa sangre».

Luego de donar, no deben retirarse el apósito por al menos dos horas; evitar esfuerzo físico importante, más con el brazo de punción, por las próximas 24 horas; no beber ni fumar en las próximas dos horas a la donación; beber líquido en las próximas 24 horas e ingerir alimentos que contengan sal Y evitar lugares sofocantes o calurosos en las próximas 12 horas.

«La sangre donada, especialmente el componente de glóbulos rojos, es usada para reponer pérdidas agudas de personas que sufren traumatismos graves en accidentes, o para personas con pérdidas durante cirugías grandes», destaca.

También indica que las fracciones de sangre completa (plaquetas o plasma) son muy usadas para corregir defectos sanguíneos en pacientes con enfermedades graves, como niños o adultos con leucemias o trastornos de coagulación hereditarios o por complicaciones de terapias anticoagulantes.

PLASMA CONVALECIENTE

Uno de los tratamientos para las personas que están en estado grave a causa del virus del COVID-19 es el uso de plasma de personas recuperadas de infección por coronavirus. Este plasma se obtiene de la fracción de la sangre, extraída por máquina separadora, de la parte líquida pura, sin células, la cual es solamente compuesta por las proteínas y sales.

«Entre las proteínas disueltas en el plasma están los anticuerpos que la persona ha desarrollado contra las infecciones que ha superado a lo largo de su vida y, por lo tanto, contra el COVID-19. Estos anticuerpos, pasados pasivamente a las personas activamente enfermas, pueden apoyar a reducir el tiempo de recuperación de personas con alta gravedad», explica el médico.

Debido a que en este plasma donado existen los anticuerpos del donante, se debe seleccionar a personas que tengan anticuerpos que no ataquen a los enfermos. Esta es la razón por la cual no se selecciona donantes mujeres con antecedentes de embarazos, ya que muchas desarrollan anticuerpos contra las células inmunitarias de sus bebés, QUE pueden reaccionar contra los enfermos de COVID-19 y empeorar el daño pulmonar.

Los donantes deben tener anticuerpos presentes contra COVID-19, que generalmente desaparecen en cuatro meses.


FUNDACIÓN SANGRE PANAMÀ

• Es Organización Sin Fines de Lucro con un gran alcance en Panamá, proporcionando más de 1000 capacitaciones para incentivar nuevos donantes voluntarios.

• Si está interesado en donar o ayudar a la fundación, contáctelos en @sangrepanama y en www.sangrepanama.org