Amazon ha desvelado que planea lanzar su propia constelación de pequeños satélites en la órbita baja terrestre para ofrecer conexión a Internet. Hasta el momento no hay una fecha establecida para que los primeros micro-satélites de esta iniciativa, denominada bajo el nombre clave de “proyecto Kuiper” comiencen a funcionar.

Amazon ha solicitado permisos para lanzar 3.236 satélites en concreto a diferentes órbitas y alturas en torno a los 600 kilómetros de la superficie. Lo ha hecho a través de una subsidiaria denominada Kuiper Systems LLC situada en Washington DC hace unos meses. Los más de 3.200 satélites de Amazon darán cobertura a Internet al 95% de la población.

Estos ofrecerán conectividad a quienes estén ubicados entre el paralelo norte de 56 grados y una latitud sur idéntica (56 grados); en América, sería en territorio canadiense cerca de la frontera norte de Estados Unidos, y fin de Tierra del Fuego; el 95% de la población mundial vive en esa franja.

No obstante, para lograrlo deberá invertir miles de millones de dólares a lo largo de muchos años, incluso, tendrá competencia: OneWeb ya está llevando al espacio los satélites que conformarán su constelación de casi 2000 objetos. SpaceX también tiene planes similares, con 4425 satélites a mayor altura ofreciendo conectividad en toda la superficie terrestre.

La órbita baja de nuestro planeta ha comenzado a estar cubierta de múltiples tejidos de satélites debido a los bajos precios e innovación en la carrera aeroespacial. La llegada de los microsatélites del tamaño de un balón de fútbol en muchos casos, es una revolución en proceso. Su pequeño volumen permite que sean lanzados por docenas a la vez. El reducido precio de los lanzamientos durante los últimos años ha hecho que situar satélites en órbita esté hoy al alcance de muchas compañías.