La tecnología y las redes sociales han creado una sensibilización increíble en el ser humano, creando un caos en nuestra comunicación.

La socialización es algo naturalmente humano y es parte de nuestro diario vivir. Es una rutina vital para la salud mental y nuestro bienestar social.

La mejor manera de explicarlo para mí, es cuando uno está visitando un país nuevo, en donde no conoces a nadie y sales a dar una vuelta y estás metido en tu mundo en donde estás caminando observando todo y de repente escuchas un “¡Qué Sopa!” de una persona cerca tuyo e instintivamente volteas a ver quién es.

Reconoces las palabras y la entonación y cuando encuentras a la persona que lo dijo, te das cuenta de que no tienes la menor idea de quién es, pero sabes que es panameño.

De una vez paras todo lo que estás haciendo y vas a dónde la persona y preguntas, “¿Eres de Panamá?” y luego de eso escuchas lo mejor que has escuchado en todo el día… “¿Si y tú?” En un país donde no conoces nada ni a nadie, uno se aferra a lo único familiar, aunque no tengas la menor idea de quién es y es lo bonito de las relaciones humanas, siempre podemos encontrar a alguien dentro de los billones que somos que comparta nuestras ideas o gustos para hacernos compañía y compartir un momento.

Luego de explicarte todo esto, para demostrarte lo esencial que es para cada ser humano el contacto y la interacción con otras personas te paso a contar, desde mi punto de vista, el caos social que la tecnología está creando y que cada día y cada nueva generación que crece con la tecnología como parte elemental de la comunicación.

Estoy seguro de que conoces que es el “alter ego” digital solo que no le habías puesto un nombre. Es ese yo que tienen las personas cuando están detrás de una pantalla y no frente a frente de una persona, pero cuando las ves son bien respetuosas, calmadas y pacíficas y cuando te las encuentras en las redes sociales están llenas de odio, ira y buscan pleito por todo. 

Es como siempre nos dicen por allí, “el papel (en este caso la computadora o el celular) aguanta todo”, como si al llegar al estar solos con la pantalla de frente nos quitáramos la máscara y el filtro para realmente desahogarnos. Si aún no me comprendes exactamente qué es, lo único que tienes que hacer es entrar a Twitter.

Todos usamos esta red social como si fuera nuestro psicólogo personal. Es impresionante, hay personas que tienen un encontrón en la calle con alguien y toman una foto y expresan toda su ira, en vez de solucionar el problema cara a cara con la persona.

Al final lo que no realizamos es que un comentario puede darle la vuelta al mundo en cuestión de minutos y una vez que está allá afuera, borrarlo es (me atrevo a decir) imposible.

Las redes o nuestra manera actual de comunicación, mejor dicho, han creado una sensibilización increíble en el ser humano.

Cualquier cosa que leemos en las redes o en cualquier página que visitamos, pensamos que es en contra de nosotros y tomamos los comentarios bien personales y esto libera a nuestro “alter ego” digital, donde empezamos a bombardear a personas que ni conocemos en busca de una disculpa por un comentario que no tiene absolutamente nada que ver con uno.

Es importante entender que, para aprender a socializar en la vida, uno tiene una guía la cual es la escuela que te enseña a compartir, solucionar diferencias, convivir con diferentes personas, etc.

Pero nadie nos preparó para el poder que cada voz tiene con las redes sociales. Muchas personas en el mundo saben escribir, pero son pocos los que saben expresarse mediante un medio escrito. ¿Cuál es la diferencia?

Que dentro del medio escrito el lenguaje corporal no está presente ni la entonación de la voz. A medida que avanza y le tecnología invade más nuestras vidas, el tacto humano está desapareciendo y las conversaciones se volverán más tóxicas.

Han estado invirtiendo mucho en los Emoji, los cuales suavizan o les dan tono a las conversaciones escritas dentro de todas las redes digitales, pero no importa, todo los que creen nunca llegarán a reemplazar los gestos, el tono de voz y las expresiones.

«Muchas personas en el mundo saben escribir, pero son pocos los que saben expresarse mediante un medio escrito».


CARLOS J. CHAMORRO
Instagram: @i_chamo
Facebook: facebook.com/cjchamorro