Panamá debe mantener sus altas tasas de crecimiento y avanzar en su transformación en un sofisticado Centro logístico global, tras la ampliación del canal.

 

Un centro de agro exportación sería una gran oportunidad para Panamá, pues creará empleos donde más se necesitan.

La logística involucra procesos de acopio y redistribución de carga. Crea valor agregado con funciones y actividades técnicas. Por ejemplo carga y descarga, intercambio modal, almacenamiento, etiqueado en diversos idiomas, surtidos y paletización.

Panamá tiene entre sus metas alcanzar un desarrollo económico sustentable. Por ello, fortalecer su conglomerado logístico es esencial para el bienestar de sus ciudadanos.

Debido a su hub aéreo y marítimo, el país se ha convertido en “La Gran Conexión”; una magnífica plataforma para brindar tales servicios en América Latina.

Esto ya produce ganancias para el país con proveedores que generan empleos directos e indirectos, causando que este sector de la economía se active y se mantenga atractivo.

 

LUEGO  DE  LA  EXPANSIÓN

Una vez finalizada la expansión del Canal, la ACP decidió explorar y desarrollar nuevas oportunidades vinculadas a incrementar el volumen de trasbordos, así como al manejo de nuevos commodities. Así, definieron el uso comercial óptimo para 1,200 hectáreas ubicadas en su ribera oeste.

Apoyados por consultores que le asesoran en el plan maestro y en la estrategia de mercadeo de dichas hectáreas, en 2016 la ACP estableció la hoja de ruta para que en esa área resida una operación de clase mundial.

La responsabilidad crucial de un asesor es crear una distinción entre pensar y hacer, explicando al cliente la  importancia de combinar correctamente la estrategia y la implementación práctica.  Involucrándose desde el comienzo, justo cuando inicia la discusión de los conceptos , un consultor responsable acompaña a sus asesorados hasta que se tomen las decisiones finales de inversión.

Además, las buenas prácticas y la ética son indispensables: se debe cumplir lo que promete y ser firme en el compromiso con la calidad. De esa manera, cataliza fortalezas, inspira y produce soluciones eficaces, generando el valor que justifica su contratación.

Esto no se limita a los aspectos físicos de un proyecto. También se enfoca en resultados impulsados por las fuerzas de oferta y demanda. Para eso, en el caso de las áreas portuarias, primero debe observar y estudiar las economías locales, creando sinergías entre logística, transporte y el desarrollo, con soluciones a la medida.

 

DE  GRAN  TRAYECTORIA

Tomemos como muestra la experiencia holandesa en esta clase de proyectos. El área del Puerto de Rotterdam en Holanda ha demostrado gran capacidad en temas portuarios y aunque es un ejemplo de liderazgo en ese país y en Europa, hay otros casos de proyectos bien concebidos y realizados. Flevokust Haven es uno de ellos.

En 2014 atendieron la sugerencia de enfocarse en agroexportación, pues es la vocación de su entorno inmediato. El desarrollo comercial y la prosperidad económica asociada, ahora son evidentes.

Panamá también tiene un gran potencial si implementa un modelo comercial para un centro de agroexportación. Sería una gran oportunidad, pues creará empleos donde más se necesitan.

La prosperidad de los clientes construye buena reputación para un consultor que se atreva a poner todas las cartas sobre la mesa. Incluso, si sus críticas y consejos provocan sorpresa y resistencia al principio, posteriormente, se cosechará agradecimiento.

 

«Panamá tiene una oportunidad única de convertirse en un hub logístico de clase mundial y así asegurar su crecimiento económico y el desarrollo de sus ciudadanos, pero debe superar importantes desafíos».

 


ONNO ROELOFS

Socio Fundador de Stig Delta.

Consultoría de Estratégia, Rotterdam, Países Bajos.