«Fue más fuerte mi vocación»

LA ENFERMERA INTENSIVISTA, DE LA UNIDAD DE CUIDADOS INTENSIVOS DEL HOSPITAL PAITILLA, NOS CUENTA SUS ANÉCDOTAS EN ESTOS MOMENTOS TAN DIFÍCILES.

Khris Michell Yanis Quintero, de 35 años, nos confiesa: «Estudié Enfermería por ser una profesión con la cual me sentía identificada por el gran contacto humano hacia las personas más vulnerables, debido a su estado de salud».

Además, es un trabajo «gratificante, luego de un arduo trabajo ver la recuperación del paciente y ser parte de sus logros, cómo vuelve a respirar, comer, caminar por sí solo, en conclusión, cómo vuelve a vivir».

Antes de la pandemia, tiene un caso muy marcado, se trata de un paciente con ruptura de aneurisma de la arteria comunicante posterior, a quien se le realizó intervención quirúrgica abierta, y era totalmente dependiente de medicamentos, «muy inestable, al borde de la muerte». Hoy en día, el señor camina, habla y se integró con calidad de vida a la sociedad.

¿Qué pasó por su mente cuando llegó el COVID-19 a Panamá?

“Miedo. Ver el temor en los ojos de mis compañeros y médicos especialistas. Incertidumbre, las noticias a nivel mundial no eran claras ni alentadoras, no había un tratamiento definido. Pensé que iba a comportarse como sus hermanos, el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) o el síndrome respiratorio agudo grave (SARS), pero resultó ser más agresivo, contagioso y mortal».

¿Qué fue lo que más le preocupó?

«Los primeros meses fueron impactantes con la angustia a flor de piel, de llegar a contraer el virus, y morir. Sin embargo, fue más fuerte mi vocación, al ver que los pacientes podían morir si no eran atendidos”.

¿La prepararon para algo así?

“No para una situación así con la cantidad de muertes. Un día, el paciente está consciente y al otro está desesperado porque no puede respirar. Las recomendaciones de atención intrahospitalarias de pacientes cambiaban constantemente. En clases, nos mencionaron la palabra pandemia, su significado, cómo ha sido parte de nuestra historia, pero nunca pensé vivirla en carne propia».

¿Se ha contagiado alguien cercano?

«Sí, en noviembre, una enfermera joven, con familia, dejó en orfandad a una niña pequeña. Trabajaba en la Unidad de Cuidados Intensivos, no superó la enfermedad, una pérdida de vida irrepetible, única y especial».

¿Ya fue vacunada?

«Sí, fui una de las primeras. Me sentí orgullosa y agradecida con todos los que colaboraron para que fuera posible».

¿Un mensaje para los héroes de la salud?

«Ha sido una experiencia física y emocionalmente retadora, y hemos tenido un desempeño invaluable, por lo que quiero decirles que, a la larga, la vida se encarga de retribuir todo lo que hacemos. Estemos orgullosos de nuestro trabajo y sigamos luchando, no bajemos la guardia, nuestro país y sus ciudadanos nos necesitan».

GENTE PERFIL  | PRIMER FRENTE: KHRIS YANIS