Desde pequeña le gustaba orientar, guiar, hablar y tomar decisiones, aunque fueran respecto a temas tan simples como qué juego elegir o qué vestido ponerse. Sin darse cuenta, esta misma actitud la encaminó para convertirse en la exitosa mujer que es hoy, tanto

personal como profesionalmente.

diana Lucía Mantilla  Prada definitivamente es  una reina en escena, y no nos referimos al título de señorita Colombia   que ostentó  en el año 2002, sino a su vida como madre, esposa y profesional. En el 2003  vino a Panamá  a representar a su país   en el Miss Universo, sin imaginar que un tiempo después se establecería aquí para formar una familia y adoptar esta tierra como suya.

El liderazgo innato que posee  ha sido el hilo conductor en su historia de vida. Cuenta con  estudios en  Finanzas y Relaciones Internacionales y un Magister en análisis de problemas políticos, económicos e internacionales contemporáneos. Esta preparación académica le ha permitido   estructurar negocios en varios ámbitos  y  alcanzar grandes logros. Actualmente  es la  Gerente Comercial del proyecto Pacific Center, en donde labora con su esposo y otros miembros de su familia, lo que es para ella una bendición y un reto a la vez. Juntos  trabajan en un proyecto muy innovador que le permitirá a las personas encontrar respuesta a sus necesidades de servicios básicos a través de un hospital  de alto nivel científico, una torre corporativa y de consultorios médicos, hotel  y un boutique mall que conectará esas tres torres.  Será como una ciudad dentro de la ciudad.

MUJER DE HOY  | DIANA LUCÍA MANTILLA PRADA - VIDA EN EQUILIBRIO

CRECIMIENTO PERSONAL

Ella creía haber alcanzado la cima en muchos aspectos, al ser una mujer exitosa, preparada, hermosa y felizmente casada. Sin embargo, hace seis años su vida tomó otro sentido al convertirse en madre, un rol que la llena  del más grande orgullo. “Los hijos te convierten en una mejor persona, te hacen crecer enormemente porque por primera vez sientes que tienes no solo la responsabilidad de actuar bien en la vida, sino que tienes la obligación de hacerlo de una manera muy coherente”,  con esta frase nos resume cómo ha sido la experiencia de ser la mamá de un niño de seis  años y una niña de cinco.

Gracias a que es una mujer organizada, puede cumplir a cabalidad con sus responsabilidades en la casa y en la oficina, siendo la agenda, su compañera inseparable.

El secreto está en dividir el día entre diversas tareas y asignarle tiempo a cada una de ellas, pero siempre teniendo como prioridad a su familia.

“En el hogar, a mis hijos les enseño con ejemplo y paciencia. Cada época trae alegrías y tristezas y por esto  para mí es primordial que ellos sepan y sientan que en mí pueden encontrar a alguien que los va a comprender y ayudar a encontrar soluciones. No me gusta delegar en la crianza. Siento que la presencia de una madre en la vida de sus hijos es el mejor regalo para esos niños”, destacó.

Sin lugar a dudas, la mejor herencia que ella recibió de sus padres fue el tiempo, los consejos y  el amor sin límites y es este mismo legado el que resume hoy día, su esencia de ser madre.

“Mis padres han sido el soporte más importante en mi vida y en la medida en que fui creciendo, fueron volviéndose aún más esenciales. Cuando somos niños y luego jóvenes, muchas veces nos sentimos invencibles y sentimos que podemos solucionarlo todo, pero por alguna razón, yo siempre busqué que  conocieran sobre mis pasos. De ellos aprendí el valor de la honestidad, ser agradecida y el sentido de servir a los demás”. Diana Mantilla vive hoy uno de sus mejores momentos como profesional y como mujer de familia, alejada de los flashes y la vida pública,  pero sin lugar a dudas esto es para ella, haber alcanzado el éxito.

 

MUJER DE HOY  | DIANA LUCÍA MANTILLA PRADA - VIDA EN EQUILIBRIODIANA

LUCÍA

MANTILLA

PRADA

Lugar y fecha    de nacimiento: Bucaramanga/ Santander, Colombia.

Estado civil: casada.

Hijos: dos.

Pasatiempo: jugar tenis y ver películas con mi esposo, una tras otra.

Un libro: El Quijote.

Un lugar: Mi casa en Bucaramanga.

 

“Aterricemos las ideas y hagámoslas realidad”.