«No podía creer que me volvió»

EL NADADOR OLÍMPICO PANAMEÑO, A QUIEN LE DIAGNOSTICARON COVID-19 EN DOS OCASIONES, NOS CUENTA CÓMO ENFRENTÓ ESTA DIFÍCIL PRUEBA, JUNTO A SU ESPOSA.

ESPECIALES  | Conversaciones Post Covid-19: EDGAR CRESPO

El deportista panameño Edgar Crespo, quien ha sido tres veces nadador olímpico para Panamá de manera consecutiva, vive en Georgia, Estados Unidos, con su esposa, Kinsley Compton.

Edgar acumula una exitosa carrera deportiva que le ha dado a Panamá varias distinciones con medalla de bronce en Campeonato Mundial Juvenil de Natación, Mayor Medallista a nivel regional centroamericano entre todos los deportes olímpicos; Multimedallista en Juegos regionales (Centroamericano y del Caribe, Suramericanos, Bolivarianos) en los que Panamá ha participado, y finalista y semifinalista en tres ediciones de Juegos Panamericanos.

Ahora, tras haber contraído COVID-19, debe esperar si hay secuelas o efectos post-Covid para continuar con su vida y poder representar bien a Panamá.

¿De qué manera confirmó que tenía el virus?

Después de mi último entrenamiento de la semana, comencé a sentirme mal, con un gran dolor de cabeza y de cuerpo, en conjunto con escalofríos. Pensaba que era algún resfriado (ya que me dio COVID-19 en julio, asintomáticamente, y también a mi esposa), fui al médico a hacerme los exámenes de faringitis, influenza y COVID-19 para descartar y saber cuál de todos tenía. Los dos primeros me salieron negativos y al final me salió positivo por Coronavirus por segunda vez».

¿Se reinfectó?

«Después de nuestra primera vez, tuvimos resultados negativos. Según la CDC, «los anticuerpos generalmente comienzan a desarrollarse entre 1 y 3 semanas después de la infección. Todavía no tenemos suficiente información para decir qué tan protegido podría estar alguien de infectarse nuevamente si tiene anticuerpos contra el virus. Pienso que probablemente hubo una reinfectación, incluso siguiendo los protocolos que se exigen.

¿Qué pensó en ese momento?

«Que hubo una alta probabilidad de que infecté a mi esposa, ya que a mí me dieron primero los síntomas. Me sentí mal porque al final ella estuvo afectada también. Igualmente, me vino a la mente los planes de entrenamiento y preparación. Al principio, estaba algo frustrado y enojado y no podía creer que me volvió. Pero ya con mente fría, estaba positivo».

¿Cuál fue el peor momento?

«Los dos o tres primeros días que me sentía mal, con mucho dolor de cabeza, débil, con dolor de cuerpo, como si alguien me estuviera golpeando todo el tiempo por todos lados, estornudos y tos. Ya después perdí el olfato».

¿Qué le enseñó esta enfermedad?

«A ser más paciente y no bajar la guardia».

Un mensaje como sobreviviente.

«Cuídense a ustedes mismos y a sus familias. No solamente ustedes se verán afectados por las decisiones que tomen, sino también sus familiares y seres queridos. Hoy pueden que sean asintomáticos o los síntomas no sean tan fuertes, pero ustedes no sabrán cómo reaccionará la persona que está al lado suyo».